Miércoles, 06 de Julio de 2022

El Real Zaragoza recibía al Burgos en La Romareda con el único objetivo de ganar y acercarse a la sexta plaza, a pesar de las pocas opciones que tiene el conjunto blanquillo de terminar en puestos de playoff a final de temporada. Tanto cuerpo técnico como jugadores, afirmaban durante la semana que el conjunto aragonés no se puede dejar llevar en este último tramo de la campaña.

Publicidad

JIM alineaba un once inicial formado por Cristian Álvarez, Fran Gámez, Francés, Jair, Nieto, Eugeni, Zapater, Vada, Bermejo, Borja Sainz y Álvaro Giménez. Raúl Sanllehí presenció su primer partido en La Romareda. El encuentro comenzó con varias llegadas sin peligro del Burgos, que salió mejor que el Real Zaragoza al partido. Conforme fueron pasando los minutos, el conjunto de JIM empezó a tener más control y posesión, acercándose a la portería defendida por Herrero.

El encuentro no tenía un dominador claro y los porteros apenas tenían que intervenir en los primeros 20 minutos de choque. La más clara del partido llegaba en el 24’ de partido con un gran disparo de Matos, que se estrellaba en el palo. El equipo de Julián Calero llegaba con más insistencia que el equipo maño, que no lograba sentirse cómodo en el terreno de juego. Borja Sainz, tras una gran jugada individual, pudo hacer el 1-0, pero su disparo se marchaba demasiado alto. El encuentro llegaba al tiempo de descanso con empate a 0 en el marcador.

La segunda parte comenzaba sin cambios en ninguno de los dos equipos. La dinámica fue parecida a la del primer periodo, sin ningún dominador claro y pocas ocasiones en los primeros minutos. Fran Gámez realizaba en el 55’ una gran acción defensiva para evitar que Valcarce rematara sólo dentro del área pequeña. JIM movía el banquillo y daba entrada a Francho y Narváez, sustituyendo a Zapater y Vada.

Un disparo de Guillermo obligó a intervenir a Cristian Álvarez, que hacía la parada del partido para evitar el 0-1. Eugeni Valderrama tuvo que ser atendido tras un golpe en la cabeza con Elgezabal. En el 71’, Sabin Merino y Puche sustituían a Borja Sainz y Álvaro Giménez. A falta de 10 minutos para el final, Jair tuvo otra gran oportunidad, pero su remate desde el suelo lo atrapaba sin problemas Herrero. El Burgos metía el susto en el cuerpo al Real Zaragoza con un remate de cabeza de Córdoba que pegaba en el larguero.

JIM agotaba cambios con la entrada de Petrovic por Eugeni. El conjunto aragonés lo intentó en los últimos minutos, pero no pudo superar a su rival, con el resultado final de empate a 0 en el electrónico. Tras este partido, el Real Zaragoza jugará el próximo sábado frente a uno de los grandes favoritos al ascenso de categoría, el Eibar, que necesita ganar en Ipurua para seguir su camino a Primera División.