Jueves, 13 de Mayo de 2021

Han pasado ya más de 12 meses desde que la pandemia de coronavirus obligó a decretar el estado de alarma y desde entonces ningún encuentro de Primera y Segunda División se ha celebrado con aficionados. El silencio en los estadios se vuelve cada día más atronador conforme la campaña de vacunación avanza a pasos agigantados y hay espectáculos culturales que tienen público contado por millares.


Publicidad



Publicidad


¿Por qué puede haber 5.000 personas en el WiZink Center de Madrid viendo un concierto en un espacio cerrado o más de 400 personas en el Teatro Principal de Zaragoza en una obra de teatro y no puede haber 8.000 personas en La Romareda o poco más de 2.000 en El Alcoraz asistiendo a un partido de fútbol al aire libre?

Esta pregunta es la que se hacen en La Liga. Mediante un comunicado el ente deportivo solicita la vuelta de aficionados a los estadios tras las declaraciones de la Ministra de Sanidad, Carolina Darias, en las que afirmaba que no considera “aconsejable” que haya público en los estadios en lo que queda de temporada. La Liga responde: es una decisión “discriminatoria e incoherente”.

Publicidad

Solicitamos la vuelta al público según la situación sanitaria de cada Comunidad Autónoma, relegando sobre ellas la decisión final y respetando todas las medidas oportunas, al igual que está ocurriendo hasta el momento con diversos espectáculos deportivos y de cualquier otra índole”, indicaban.

Y a su vez insistían en que “la solicitud de la vuelta del público a los estadios ha sido aprobada por unanimidad por la Comisión Delegada de LaLiga, compuesta por 14 de los 42 clubes que forman LaLiga, incluso teniendo en cuenta y siendo conscientes de que habría clubes que podrían no tener público, si así lo requiriese su Comunidad Autónoma”.


Publicidad


Los clubes, por su parte, consideran que esta situación no afecta a la integridad de la competición. Por lo que La Liga intentará que se reconsidere esta decisión de forma urgente, convocando una reunión con la liga profesional de baloncesto, la ACB, que es la otra gran perjudicada por esta medida.

Carolina Darias afirmaba que “la situación de la pandemia es desigual en nuestro país. Estamos comenzando un lento descenso que esperemos que se consolide. Algunas CCAA tienen una incidencia por debajo de 70 y otras próximas a 400 o por encima de 500. Una medida así no creo que fuera lo más aconsejable”.


Publicidad


Los planes de La Liga eran que hubiera público este mismo fin de semana. Esto afectaría a los dos clubes aragoneses, tanto Real Zaragoza como SD Huesca, que hubieran podido disfrutar y contar con el apoyo de su afición en un momento clave de la temporada.

La decisión última compete al Gobierno de España. Los aforos de los espacios culturales como cines, teatros o salas de conciertos depende de cada Comunidad Autónoma pero en el caso de LaLiga es competencia directa del gubernamental Consejo Superior de Deportes (CSD).

Cuando se empezó a planear la desescalada, se determinó que el regreso de los aficionados fuera una decisión del CSD en las consideradas ligas profesionales, es decir, la Primera y la Segunda División del fútbol masculino y la ACB de baloncesto.