Miércoles, 07 de Diciembre de 2022

El Real Zaragoza afronta una nueva semana de trabajo y lo hace tras ejercitarse ayer en la Ciudad Deportiva, una vez conocidos los resultados de los PCR, que no han arrojado ningún nuevo positivo por COVID.

Publicidad

El conjunto blanquillo tuvo que aplazar el que iba a ser el primer amistoso de la pretemporada, el del pasado sábado frente al Teruel en el estadio de Pinilla. Tras ese contratiempo, el equipo de JIM sí que disputará el segundo partido que tenía en su hoja de ruta de la pretemporada, el de mañana frente al Calahorra.

La entidad zaragocista trabajará hasta el miércoles en Zaragoza y el próximo jueves comenzará su stage de pretemporada en San Pedro del Pinatar, Murcia. En su estancia lejos de la capital aragonesa, el equipo blanquillo va a disputar 3 partidos amistosos frente al Elche, Valencia y Atromitos y regresará a Zaragoza el próximo 30 de julio.

En lo extradeportivo, la venta del club sigue estando prácticamente cerrada desde hace días y tan sólo falta que ambas partes lo hagan oficial. Con la llegada de Spain Football Capital, el Real Zaragoza tendrá un límite salarial ligeramente superior al de la pasada temporada, por lo que Miguel Torrecilla tendrá más margen de maniobra en el mercado de fichajes.

De momento, la primera llegada, la de Fran Gámez, ya se oficializó la pasada semana y en los próximos días podrían llegar más refuerzos. El club se centra desde hace días en reforzar el ataque, con los nombres de Borja Garcés y Cristo González encima de la mesa, aunque también son pretendidos por varios equipos de la Liga Smartbank.

Además, Torrecilla también está pendiente de Mathieu Peybernes, que podría rescindir en las próximas horas su contrato con el Almería para poder firmar por el Real Zaragoza.