Miércoles, 18 de Mayo de 2022

No está teniendo un buen final de temporada el Real Zaragoza, con dos empates y dos derrotas en las últimas jornadas, especialmente dolorosa la última contra el Alcorcón. La alarmante falta de gol demostrada durante toda la temporada, la falta de objetivos y el bochornoso partido contra el colista, han puesto de manifiesto lo mal trabajada y estructurada que está la plantilla del equipo aragonés.

Publicidad

Jorge Mas y Raúl Sanllehí tienen mucho trabajo por delante para poder construir un Real Zaragoza ganador, en el que no estarán ni JIM ni Miguel Montes Torrecilla, que terminan contrato y no renovarán.

Tanto JIM como Torrecilla llegaron al Real Zaragoza para salvarlo del descenso en la última temporada, pero el rendimiento de la actual plantilla y la política de fichajes en el mercado de verano e invierno hacen que su futuro no pase por la capital del Ebro.

El Real Zaragoza ha tenido varias oportunidades en las últimas jornadas para poder lograr la permanencia matemática, pero el equipo no ha estado a la altura y ha sido incapaz de lograr el punto que le falta para poder conseguir el objetivo prioritario. Con Raúl Sanllehí en el palco de La Romareda como espectador de lujo del que será su equipo, el equipo podría salvarse este próximo lunes en el Carlos Tartiere de Oviedo.

Restan tan sólo 3 jornadas para el final del campeonato y el desembarco de Jorge Mas y su equipo de trabajo se producirá una vez que concluya la actual temporada. El primer paso será el de renovar todo el staff directivo, con la salida de Luis Carlos Cuartero y la llegada de un nuevo director deportivo.

Tras la llegada de los primeros directivos, el paso lógico será contratar un nuevo técnico y comenzar a remodelar una plantilla en la que hay jugadores con los que no se cuenta con contrato en vigor, en algunos casos, con contratos demasiado largos.

De momento, el Real Zaragoza se centra en los 3 partidos que restan para el final, Oviedo, Lugo y Real Sociedad B, donde JIM tratará de lograr alguna victoria para terminar su andadura en el conjunto blanquillo con buen sabor de boca, mientras que Torrecilla abandonará el club con muchas decisiones polémicas que todavía salpicarán a la nueva estructura zaragocista.