Miércoles, 06 de Julio de 2022

El Real Zaragoza recibía al Lugo en La Romareda en el último partido de la temporada en el estadio zaragozano. Los de JIM afrontaban el partido con el único objetivo de ganar y seguir con la buena imagen que el equipo dejaba el pasado lunes en el Carlos Tartiere de Oviedo. El técnico alicantino llegaba al partido con las bajas de Narváez, Jair, Nieto, Nano Mesa y Vigaray.

Publicidad

Juan Ignacio Martínez alineaba un once inicial formado por Cristian Álvarez, Fran Gámez, Lluis López, Francés, Chavarría, Jaume Grau, Petrovic, Eugeni, Sabin Merino, Álvaro y Bermejo. Un once con multitud de cambios respecto al choque del pasado lunes en Oviedo. El encuentro comenzó sin ocasiones claras en los primeros minutos y con una única aproximación del Real Zaragoza tras una falta mal sacada por Eugeni.

Un error de Lluis López estuvo muy cerca de aprovecharlo el Lugo, pero Cristian Álvarez hizo la gran primera parada del partido. En el 17’, Cristian Álvarez veía la primera amarilla del partido tras entender el colegiado que le pegaba con la mano en el centro del campo. En el 23’, Chris Ramos tuvo otra gran opción de adelantar al Lugo en el marcador, pero el disparo pegaba en Petrovic evitando el 0-1.

La más clara del Real Zaragoza llegó en el 40’, tras un bonito remate de Sabin Merino. El encuentro mantuvo un ritmo bajo durante los primeros 45 minutos y el choque llegaba al tiempo de descanso con empate a 0.

La segunda parte comenzaba con los cambios en el Real Zaragoza de Sabin Merino y Eugeni por Azón y Vada, mientras que Rubén Albés no movía el banquillo del Lugo. El primer intento del segundo periodo llegó con un flojo disparo de Petrovic, sin peligro para Óscar Whalley. Bermejo estuvo muy cerca de poner el 1-0, pero Whalley hacía una gran parada para evitarlo.

Xavi Torres veía amarilla por una entrada muy peligrosa sobre Fran Gámez. El colegiado, tras la llamada del VAR, le mostró finalmente tarjeta roja, por lo que el Lugo se quedaba con un jugador menos. En el 64’ llegaba uno de los momentos más esperados de la temporada, la entrada de Dani Lasure al terreno de juego, semanas después de tener el alta médica tras superar un cáncer.

En el 74’, Valentín Vada hacía el 1-0 tras una gran jugada individual de Iván Azón. El argentino batía por raso a Whalley, que no pudo evitar el tanto del equipo maño. El equipo gallego pudo empatar en el 83’, pero el cabezazo de Antonetti pegaba en el larguero. El marcador ya no se movería y el conjunto blanquillo lograba despedirse de su afición con una victoria. 

Tras este partido, el Real Zaragoza viajará a San Sebastián para medirse a la Real Sociedad B en el último partido de una temporada para olvidar.