Lunes, 05 de Diciembre de 2022

El Real Zaragoza y la SD Huesca se encuentran en una posición semejante en la Liga Smartbank y ahora mismo tan sólo un punto separa a ambos equipos. A pesar de la situación clasificatoria, el objetivo marcado por ambos equipos sigue siendo diferente, pero la situación deportiva les hace llevar un camino paralelo.

Publicidad

El Real Zaragoza ha logrado alejarse de los puestos de descenso y ya está a 10 puntos de distancia tras una jornada redonda. Los puestos de playoff están a 7 puntos y la promoción está más cerca que el descenso, aunque la plantilla y el entrenador son conscientes de que el objetivo prioritario es seguir abriendo distancia con la zona baja.

El equipo de JIM tiene ahora dos encuentros consecutivos en el estadio de La Romareda, frente a uno de los grandes favoritos, el Almería y contra el Fuenlabrada, un equipo en puesto de descenso. Marzo es clave para dejar la permanencia finiquitada y soñar con un objetivo más ambicioso.

Por su parte, la SD Huesca sigue estando muy lejos del playoff tras su derrota contra el Ibiza del pasado sábado. Los de Xisco no pueden fallar más y necesitan sumar de 3 en 3 si quieren acercarse a su objetivo.

El equipo altoaragonés afronta este domingo otro complicado partido y es que visitará El Alcoraz Las Palmas, un conjunto muy irregular que también busca terminar la temporada entre los 6 primeros clasificados.

Los equipos de la zona de descenso siguen sin conseguir victorias y cada vez lo tienen más complicado, mientras que la lucha por el sexto puesto involucra cada jornada a más equipos.

Girona, Ibiza, Oviedo, Las Palmas y Cartagena llevan toda la temporada intentando entrar entre los 6 primeros, mientras que la irregularidad del Huesca y los malos resultados del Real Zaragoza antes del mercado invernal, les hace ser candidatos a la zona media de la tabla a final de temporada.

A pesar del esfuerzo del equipo altoaragonés con los fichajes de enero, sus cifras indican que el objetivo de la promoción puede ser un objetivo irreal ahora mismo, con rivales que no bajan el ritmo y con cada vez menos jornadas por disputarse.