Miércoles, 06 de Julio de 2022

El nuevo propietario y presidente del Real Zaragoza, Jorge Mas, ya conoce la realidad de una ciudad entregada a un nuevo proyecto futbolístico. Durante su jornada de este martes, donde ha tenido varias reuniones institucionales al más alto nivel, el nuevo dueño del club ya está poniendo los cimientos de lo que será el proyecto deportivo. Y tiene claro que La Romareda es una pieza clave en el futuro del Real Zaragoza. Durante los últimos meses, desde el gobierno municipal que lidera Jorge Azcón, se está comenzando a debatir sobre la futura ubicación del estadio y su financiación, siempre en la línea de que el estadio de fútbol sea un equipamiento adaptado al 2022 y donde se pueda celebrar grandes eventos deportivos o culturales.

En este sentido, después de la reunión mantenida entre Jorge Mas y el resto de inversores o propietarios del Real Zaragoza, entre los que se encontraban Gustavo Serpa y Juan Forcén; así como el director general del club Raúl Sanllehí, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha lanzado varias ideas de la conversación mantenida con los nuevos propietarios del Real Zaragoza. Según sus palabras, el nuevo presidente del Real Zaragoza, Jorge Mas Santos, es partidario de respetar el sentir mayoritario de los zaragozanos y la afición para mantener la actual ubicación del campo de fútbol de La Romareda y ha añadido que “saben que tendrán que invertir” en el nuevo estadio. Fuentes cercanas a la nueva dirección consultadas por HOY ARAGÓN confirman que “la prioridad de la nueva entidad es ayudar a que la ciudad tenga unas instalaciones aptas para el club y para la ciudad”. Por ello, según explican, “no se va a imponer ningún pensamiento sino que la nueva propiedad ayudará a financiar el estadio e incluso respetará donde decida la ciudad que sea su ubicación”.

En declaraciones a los medios de comunicación, Azcón ha informado de que “ellos lo que expresan es que respetarán la decisión de la ciudad, no solo del Ayuntamiento de Zaragoza en el proceso de escucha, sino de la sociedad zaragozana” en el sentido de que “La Romareda se quede donde está sea, posiblemente, la mejor de las decisiones”.

En la reunión Azcón les ha dicho que al Ayuntamiento le gustaría que el Real Zaragoza participara en la inversión del nuevo campo de fútbol para que acoja grandes eventos deportivos. Además, el Ayuntamiento “espera que el Real Zaragoza se pueda implicar y los nuevos inversores saben que en la construcción del nuevo campo de fútbol tendrán que jugar un papel determinante en el plan de viabilidad y en aportar recursos”. A su parecer, “ha sido grato escuchar la implicación de futuro que tendrán a la hora de arrimar el hombro en la construcción del nuevo estadio”.

El alcalde de Zaragoza ha añadido que los futuros propietarios del club de fútbol expresan su intención de respetar la decisión de la sociedad y que se mantenga en La Romareda. “Si los nuevos inversores hablan de respetar esa opinión cuando dicen que se queda donde está yo tampoco estoy dispuesto a imponer mi opinión a nadie, pero sería extraño hacer caso a una minoría cuando se escucha a los principales representantes de la sociedad que se quede donde está”. Ha puntualizado que los inversores son conscientes de que tendrán que participar económicamente en la construcción del campo de fútbol y “hasta ahora no se había oído de su boca”. “Habíamos dicho que sería bueno, pero están dispuestos a que eso sea así”.

Azcón ha notado que llegan con la ilusión de un nuevo proyecto y una nueva etapa. “Si arriesgan su capital es porque confían en las posibilidades del club y me han trasladado muy buenas sensaciones. Cuando la gente se juega su dinero es porque confía en el proyecto que se va a poner en marcha y para que suba a Primera División hay que hacerlo muy bien en lo económico y en lo deportivo”. Ha asegurado que habrá conversaciones “fluidas y permanentes” con el Real Zaragoza y la comunicación “lo será más ante la construcción del nuevo campo de fútbol”