Miércoles, 18 de Mayo de 2022

Antepenúltima jornada de liga para la SD Huesca, que visita este sábado Lezama para medirse al Amorebieta, un equipo que lucha por mantener la categoría aunque lo tiene muy complicado. El conjunto vasco es antepenúltimo y se encuentra a 5 puntos de la salvación.

Publicidad

El equipo altoaragonés quiere terminar la temporada de la mejor forma posible, aunque no tiene ninguna opción de playoff desde hace varios días y su única motivación es terminar esta edición de la Liga Smartbank entre los 10 primeros clasificados. Enfrente estará el conjunto de Haritz Mujika, que está viviendo una temporada muy complicada, con el único objetivo de una permanencia que está casi imposible.

Pulido y Gerard Valentín han estado con molestias durante la semana y son duda para el choque frente al conjunto vasco, además, Lago Junior es baja de larga duración y se perderá también los 3 partidos de final de campeonato.

Joaquín Muñoz, que renovaba su contrato con el Huesca hace unas semanas, analizaba cómo se encuentra el equipo tras los últimos resultados. “Sabemos de la importancia de los partidos, hay equipos que están jugando muchas cosas y hay que ser profesionales como siempre hemos hecho. Afrontamos el partido contra la SD Amorebieta con ilusión de seguir mejorando”.

El futbolista del equipo azulgrana explicaba que es una pena estar a estas altura de campeonato sin opciones de ascenso, pero se encuentran dónde se merecen. “Teníamos diferentes puntos marcados en esta liga y estamos donde nos hemos merecido. Hay que pensar en acabar bien este año y en afrontar nuevos retos”.

El equipo suma ya un mes sin ganar, desde el encuentro que ganaba 2-3 en Fuenlabrada el pasado 10 de abril, en un mal final de campeonato cuando todavía restan tres jornadas para el final.

La entidad oscense no está viviendo buenas semanas y es que el pasado domingo, su filial, la SD Huesca B, consumaba su descenso a 3ª División y perdía su hueco en la 2ªRFEF tan sólo un año después de lograr el ascenso. Xisco también podría dar alguna oportunidad a los canteranos que han estado trabajando en alguna sesión de entrenamiento con el primer equipo.