Miércoles, 06 de Julio de 2022

La SD Huesca volvía al Alcoraz tras el desastre del pasado fin de semana frente al Alcorcón. El conjunto oscense estaba obligado a conseguir la victoria para poder escapar de la zona baja de la tabla. Con un Xisco muy cuestionado, el equipo altoaragonés recibía a un Burgos que lucha por el playoff.

Publicidad

Xisco alineaba de inicio a Andrés Fernández, Andrei Ratiu, Insua, Ignasi Miquel, Marc Mateu, Timor, Pedro Mosquera, Seoane, Pablo Martínez y Darío Poveda. El encuentro comenzó con el Burgos llevando el control del partido y el Huesca esperando a tener alguna oportunidad a la contra.

El duelo estaba muy reñido hasta el minuto 22, cuando un centro de Pablo Martínez se lo metía en su propia portería Miguel Rubio, poniendo el 1-0 en el marcador. El juego del Huesca seguía siendo muy pobre, pero le valía para superar por la mínima al equipo de Julián Calero. El encuentro llegaba al tiempo de descanso con el 1-0 en el electrónico.

La SD Huesca comenzó la segunda parte con los mismos 11 protagonistas. Timor lo intentó en el 46’, con un disparo lejano, pero no encontró portería. El choque seguía la misma dinámica de la primera parte, con un juego poco vistoso y muchas imprecisiones por parte de ambos equipos.

En el 61’, David Ferreiro entraba en el terreno de juego sustituyendo a Pablo Martínez. Marc Mateu pudo poner el 2-0 en el marcador, pero Caro estuvo muy atento para detener el disparo del jugador del conjunto oscense. A Xisco no le gustaba como se estaba poniendo el choque y daba entrada a Mikel Rico, Escriche y Lago Junior, con la intención de cerrar el partido a falta de un cuarto de hora.

El Huesca supo mantener bien su corta ventaja en el marcador y se llevaba 3 puntos fundamentales en su particular lucha por acercarse a la zona de playoff y así alejarse de los puestos de descenso. Tras este partido, la SD Huesca jugará el próximo domingo, a las 18:15h, frente al Málaga, en otro partido vital para las aspiraciones del equipo oscense.