Martes, 06 de Diciembre de 2022

La SD Huesca viajaba al estadio del Toralín para enfrentarse a la Ponferradina con el objetivo de estirar su buena dinámica de resultados y asentarse en la zona alta de la tabla. Los de Ziganda llegaban al partido tras derrotar al líder, Las Palmas, en la última jornada liguera.

Publicidad

Para este partido, el técnico navarro seguía con las importantes bajas de Lombardo y Joaquín Muñoz. Ziganda alineaba un once formado por Andrés Fernández, Ratiu, Pulido, Blasco, Vilarrasa, Sielva, Timor, Manu Rico, Soko, Escriche y Kanté. Un once con varios cambios respecto al equipo que lograba ganar a Las Palmas.

El partido no comenzó bien para el equipo de Ziganda y es que el 8’ de encuentro, el colegiado pitaba penalti a favor de la Ponferradina. El equipo local anotaba por medio de Yuri para poner el 1-0. Además, Escriche veía la primera amarilla del partido. Una de las primeras llegadas con peligro del Huesca llegó en el ecuador de la primera parte, tras un disparo de Escriche a pase de Manu Rico. Pulido también tuvo la opción de poner el 0-1 tras un remate de cabeza, pero la zaga de la Ponferradina mandaba fuera el remate del capitán oscense. El choque llegaba al tiempo de descanso con la ventaja momentánea para el equipo loca.


Publicidad


En la segunda parte, Cristian Salvador sustituía a Óscar Sielva en la SD Huesca. Lo intentó el equipo aragonés en los primeros compases del segundo periodo, con un lanzamiento sin peligro de Manu Rico. Ziganda daba entrada al terreno de juego en el 61’ a Marc Mateu, Carrillo y Juan Carlos para buscar el empate a falta de media hora para el final del partido.


Publicidad


Pasaban los minutos y el Huesca no podía superar al conjunto local, que defendía como podía su ventaja en el marcador. Los de Ziganda lo intentaron pero no pudieron igualar el choque y cosechaban una nueva derrota que les vuelve a dejar fuera del playoff.

Tras este partido en Ponferrada, el equipo altoaragonés recibirá el sábado a las 18:30h al Villarreal B, en otra oportunidad de ganar su encuentro como local y seguir en la zona noble de la tabla clasificatoria.