Sabado, 12 de Junio de 2021

La SD Huesca afrontaba la primera de sus dos oportunidades de lograr la salvación matemática en la Liga Santander. Los de Pacheta debían ganar al Real Betis y esperar que sus rivales no lograran vencer para poder seguir en la máxima categoría del fútbol español.

Publicidad

Pacheta repetía un once formado por Álvaro Fernández, Maffeo, Vavro, Pulido, Siovas, Galán, Seoane, Mikel Rico, Ferreiro, Sandro y Rafa Mir. El encuentro comenzó con la lesión de Vavro en el minuto 5 de partido, por lo que Gastón Silva tuvo que entrar al terreno de juego.

El encuentro estuvo muy igualado en los primeros 15 minutos, sin ninguna ocasión clara para ninguno de los dos equipos. Mikel Rico veía la primera amarilla del partido tras una entrada por detrás sobre un jugador del conjunto verdiblanco. Pasaban los minutos y el encuentro seguía sin contar con un dominador claro. En el 27’, Galán veía una nueva amarilla en el equipo de Pacheta.

Guido Rodríguez fue el protagonista del único remate a portería en el minuto 39, pero Álvaro estuvo muy atento para atajar el disparo. El encuentro llegaba al tiempo de descanso con el empate a 0 inicial.

La segunda parte comenzó sin cambios en ninguno de los dos equipos. El Huesca llegó un par de veces en los primeros minutos de la segunda parte, con buenos minutos de juego. En el 54’, el colegiado pitaba penalti de Gastón Silva sobre Borja Iglesias, que el propio delantero transformaba, poniendo el 1-0 en el marcador.

Siovas veía amarilla en el 58, tras frenar una contra bien llevada por Fekir. A falta de media hora para el final, Pacheta daba entrada a Sergio Gómez, Pedro López y Escriche, sustituyendo a Maffeo, Galán y Mikel Rico. El Huesca no lograba acercarse a la meta defendida por Claudio Bravo. Sandro también veía una amarilla en el 67 de partido.

El choque llegaba a los minutos finales y el Huesca no podía con el Betis, que intentaba hacer el 2-0 con alguna contra. Mosquera entraba por Siovas a falta de 10 minutos para el final. En el 93’, Escriche vio roja por doble amarilla, por lo que no podrá jugar en la última jornada.

El marcador ya no se movería, dejando los 3 puntos en Sevilla. Tras este partido, el Huesca depende de sí mismo para conseguir la permanencia en la última jornada tras las derrotas de Eibar y Valladolid, pero tendrá que superar al Valencia o hacer lo mismo que haga el Elche.