Lunes, 10 de Mayo de 2021

El fútbol mundial se sorprendía ayer al conocer la creación de la Superliga europea. En un comunicado, el AC Milan, el Arsenal FC, el Atlético de Madrid, el Chelsea FC, el FC Barcelona, el FC Internazionale Milano, la Juventus FC, el Liverpool FC, el Manchester City, el Manchester United, el Real Madrid CF y el Tottenham Hotspur explicaban que se han unido como Clubes Fundadores de esta nueva competición y se invitará a otros tres clubes para que puedan unirse antes de la temporada inaugural que empezará lo antes posible.

Publicidad

La UEFA, la RFEF y la liga española (además de la inglesa e italiana) se adelantaban ayer al comunicado de la Superliga y expresaban su más profundo rechazo a la creación de esta liga, advirtiendo de posibles castigos a los clubes que participen la competición.

Entre las sanciones posibles estaría el no competir en ninguna competición FIFA (algo poco probable debido al poder de estos clubes), es decir, ni ligas ni competiciones europeas ni compromisos internacionales.

Aquí es donde podría afectar algo a los clubes españoles, más concretamente al Huesca (si consigue la permanencia). Si Real Madrid, Atlético o Barcelona no participan en la competición doméstica, esto podría acarrear serios problemas económicos en materia de derechos televisivos. Tanto Huesca como Real Zaragoza podrían ver afectados sus emolumentos futuros en caso de que estos 3 equipos desaparecieran del panorama futbolístico español, algo que a pesar de las amenazas de la UEFA, parece poco probable.


Publicidad


Otro problema podría ser el ticketing. La venta de entradas disminuiría si los grandes clubes no pueden visitar los estadios aragoneses. Es cierto que en Zaragoza y Huesca sería una pérdida mínima, ya que la afición de los equipos aragoneses sigue siendo fiel al equipo de su ciudad.

Tanto Real Zaragoza como SD Huesca nunca han participado en la Champions League y tampoco podrían hacerlo en esta nueva Superliga, ya que es una liga completamente cerrada en la que siempre participarían los clubes fundadores y habría una invitación a otros 5 por temporada.


Publicidad


La FIFA también emitía un comunicado en el que desaprobaba esta nueva competición. “En nuestra opinión, y de acuerdo con nuestros estatutos, cualquier competición de fútbol, ya sea nacional, regional o mundial, siempre debe reflejar los principios básicos de solidaridad, inclusión, integridad y redistribución financiera equitativa.

Además, los órganos rectores del fútbol deberían emplear todos los medios legales, deportivos y diplomáticos para garantizar que esto siga siendo así. En este contexto, la FIFA solo puede expresar su desaprobación a una “liga separatista europea cerrada” fuera de las estructuras futbolísticas internacionales y sin respetar los principios antes mencionados”.