Miércoles, 06 de Julio de 2022

La SD Huesca se encuentra en el peor momento de la temporada y necesita ganar este viernes al Burgos si no quiere meterse en problemas. Con el descenso a tan sólo 8 puntos y muy lejos de los puestos de descenso, Xisco está ante una de sus últimas oportunidades de reconducir la situación.

Publicidad

El técnico del conjunto oscense podría estar viviendo sus últimas horas como entrenador del Huesca en caso de no conseguir la victoria. El mal juego desplegado en Alcorcón, sumado a la imagen que están dando algunos futbolistas, ha hecho que la directiva del conjunto altoaragonés se plantee tomar medidas en caso de que la situación no mejore en las próximas fechas.

Este viernes llegará al Alcoraz el Burgos, uno de los equipos revelación y que actualmente lucha por meterse entre los 6 primeros clasificados, en una temporada que podría ser histórica para el conjunto que dirige Julián Calero.

La temporada del Huesca está siendo muy decepcionante, con una mala planificación en el mercado de verano, que tampoco parece haber mejorado en el mercado invernal. El Huesca es el club con el cuarto mayor límite salarial, por lo que el objetivo no era otro que el de luchar por el ascenso directo, algo que ahora mismo es imposible.

La entidad oscense no dudó en cesar a Nacho Ambriz en el mes de octubre, con un Huesca que no terminaba de arrancar en la Liga Smartbank. El club apostó por Xisco, que tampoco parece haber encontrado el camino de la regularidad y suma una media de puntos inferior a la del técnico mexicano.

La SD Huesca tiene un calendario complicado, con la visita al Alcoraz del Burgos, Almería, Real Zaragoza, Sporting de Gijón y Real Sociedad B. En cuanto a las salidas, el conjunto altoaragonés tendrá que visitar al Málaga, Fuenlabrada, Tenerife, Leganés, Amorebieta y Valladolid. Un final de temporada exigente, en el que el Huesca tendrá que dar el 100% si quiere luchar por objetivos ambiciosos.