Miércoles, 08 de Febrero de 2023

El pleno de las Cortes de Aragón ha aprobado este martes un proyecto de ley por el que modifica el código de derecho foral y el texto refundido de la Ley del Patrimonio para que la administración aragonesa pueda quedarse con los saldos bancarios e inmuebles sin dueño que ahora recaen en el Estado. Según ha explicado el consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, la legitimidad de Aragón para disponer que los saldos abandonados y los bienes inmuebles vacantes ubicados en la Comunidad se atribuyan a la administración aragonesa en detrimento del Estado se reconoce en dos sentencias del Tribunal Constitucional y en la Constitución, que reconoce que comunidades como Aragón tienen derecho a conservar y desarrollar su derecho foral.

De este modo, pertenecerán a la Comunidad los bienes inmuebles vacantes situados en su territorio y los valores, dinero y demás bienes muebles depositados en entidades de crédito, sociedades o agencias de valores, así como los saldos de cuentas corrientes, libretas de ahorro u otros instrumentos similares en los no se haya practicado gestión alguna por las personas interesadas que implique el ejercicio de su derecho de propiedad en el plazo de veinte años.

Pérez Anadón ha insistido en que es una obligación desarrollar el derecho foral, que es una de las señas de identidad de Aragón, y ampliar las competencias y ha apuntado que la previsión es encontrar en los pequeños municipios la gran mayoría de los inmuebles vacantes, y posiblemente deteriorados, de forma que esta ley permitirá a la comunidad colaborar con los entes locales que se ven obligados a iniciar procedimientos de ejecución subsidiaria o expropiación forzosa.

A día de hoy, el Gobierno de Aragón ya asume los legados de las personas que mueren en Aragón sin herederos. En 20 años, desde 2001, se ha apropiado de más de diez millones que ha repartido entre los colectivos sociales, y también se ha hecho con varios inmuebles. Fuentes del gobierno aragonés aseguran que esta cifra aumentará por la alta mortalidad de la pandemia de COVID19 sufrida.

Publicidad