Martes, 19 de Octubre de 2021

El Gobierno aragonés considera que el estímulo al empleo debe de constituirse en el principal vector de las iniciativas a llevar a cabo en el horizonte de salida a la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, en las medidas proyectadas no hay ninguna destinada a autónomos ni pymes.

La consejera de Economía, Marta Gastón, aclaró en el día de ayer, en una comparecencia telemática ante las Cortes de Aragón, las medidas previstas para afrontar la crisis.


Publicidad


Antes de intervenir la consejera, el portavoz del PP en la comisión, Javier Campoy, responsabilizó al Ejecutivo regional de no haber acordado ninguna medida directa de apoyo a autónomos y pymes, y de haberse limitado su actuación en este ámbito a “reuniones, parámetros y análisis”.

Gastón no respondió de forma directa a las críticas sobre la ausencia de medidas para autónomos y pymes, como le insistió el popular Campoy, sino que se centró en las distintas medidas adoptadas desde el Gobierno aragonés, tanto las de emergencia para garantizar liquidez a las empresas mediante avales a través de las sociedades públicas Sodiar, Avalia y Suma Teruel, como las de apoyo para inversiones con financiación tipo “cero” y las en diseño para el futuro.

La consejera se centró especialmente en las iniciativas a valorar de cara a la salida de la crisis sanitaria por parte de la Mesa para la Reconstrucción Económica y Social en Aragón, entre ellas, destacó, la consideración del empleo como vector esencial para la reactivación del tejido económico.

Señaló que el empleo debe constituirse en el “eje conductual” de las acciones a llevar a cabo, por su carácter transversal de afección a todos los sectores económicos y porque, subrayó, “trabajar por el empleo es trabajar por el tejido productivo”.

Pero la consejera se refirió a la necesidad de impulsar proyectos del Gobierno aragonés anteriores a la pandemia para impulsar la economía como la creación un ecosistema digital (Amazon Web Systems) o el desarrollo de una economía circular a través de la colaboración público privada que apueste por la producción, el consumo y la vertebración.


Publicidad


También defendió la búsqueda de nuevos mercados para la agroalimentación, una mayor proyección de la logística mediante el “ferroutage” y la ampliación de instalaciones, o el impulso a los sectores de las industrias del automóvil y farmacéuticas en Aragón.

Publicidad