Lunes, 08 de Agosto de 2022

Acoger a refugiados que huyen de la guerra de Ucrania, así como colaborar a través de donaciones relacionadas con la crisis humanitaria generada por la invasión rusa tendrán beneficios fiscales en Aragón. Así lo ha comunicado el Ejecutivo de la Comunidad a tarvés del consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Carlos Pérez Anadón.

En concreto, los aragoneses que acojan a familias y ciudadanos ucranianos podrán deducirse la cuota íntegra autonómica del IRPF. Pérez Anadón ha firmado este jueves la orden que permite elaborar un anteproyecto de ley que articulará estas exenciones que forman parte de un amplio paquete de medidas de solidaridad articuladas por Aragón con el país invadido por las tropas rusas.

De hecho, el texto de la orden del consejero señala explícitamente que la medida adoptada considera la situación de “desamparo y vulnerabilidad” de los ciudadanos ucranianos desplazados o refugiados, así como de los ciudadanos que continúan en su país haciendo frente a la devastación de la guerra.

Con este fin se ha considerado oportuno contemplar diversas deducciones autonómicas en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. En concreto, se estipula la deducción de la cuota íntegra autonómica por acogimiento de personas o familias ucranianas desplazadas con motivo del conflicto bélico, y la deducción por ayudas de carácter humanitario dirigidas al pueblo ucraniano.

El nuevo anteproyecto de ley modificará el texto refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónomas en el IRPF.

El Gobierno de Aragón ha puesto en marcha desde el estallido de la guerra diversas iniciativas para coordinar y favorecer la acogida de refugiados y la recaudación de fondos para Ucrania. Una de las últimas ha unido las fuerzas del Ejecutivo y de los agentes sociales para multiplicar los efectos de la solidaridad de los aragoneses.

Publicidad