Jueves, 01 de Diciembre de 2022

El Gobierno de Zaragoza ha aprobado el proyecto de ordenanzas fiscales para 2021, que incluye una rebaja del 0,74 por ciento en el tipo general del IBI para evitar que no suban los recibos independientemente de la revalorización de los valores catastrales y medidas de fiscalidad verde.


Publicidad


La consejera municipal de Hacienda, María Navarro, ha recalcado en rueda de prensa que, a pesar de que la situación económica que atraviesa el Ayuntamiento de Zaragoza por la pandemia no es buena, en el Gobierno PP-Cs son “fieles” a los compromisos y no subirán impuestos.

El tributo más importante en términos de recaudación, el IBI, que supone más de 158 millones de euros al año a través de 517.500 recibos, bajará un 0,74 por ciento su tipo general hasta situarse en el 0,4123.

Navarro ha explicado que, a falta de saber qué va a ocurrir con la actualización de los coeficientes catastrales, que depende del Ministerio de Hacienda y sobre lo que no tiene “ninguna información”, la intención es que a ningún ciudadano le suba el recibo. Si se mantuviera el tipo general, la recaudación aumentaría en torno a un millón de euros, ha señalado.

Por otro lado, se han introducido lo que la consejera ha denominado “ordenanzas verdes” con medidas como la ampliación de tres a cinco años de la bonificación de un 50 por ciento en la cuota íntegra del IBI a aquellas viviendas ubicadas en edificios que hayan instalado sistemas de aprovechamiento de energía solar.


Publicidad


En este sentido, el Consistorio bonificará también el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) en un 95 por ciento para la instalación de sistemas de aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía solar u otras fuentes renovables, eliminando el requisito de que estas incluyan colectores homologados por la Administración.

Del mismo modo, serán bonificadas, también en un 95 por ciento, las actuaciones de rehabilitación que incorporen un aislamiento técnico que disminuya, al menos, un 50 por ciento la demanda energética global de calefacción y refrigeración del edificio, así como aquellas que permitan alcanzar las condiciones técnicas exigidas en la normativa vigente para edificios de consumo casi nulo.

En el ICIO también se elimina el requisito de la antigüedad en la bonificación para aquellas construcciones, instalaciones y obras en edificios que mejoren las condiciones de accesibilidad universal.

Se elimina, por último, el requisito de la antigüedad de los edificios en las actuaciones de rehabilitación siempre que el 70 por ciento de superficie catastral esté destinada a vivienda y en las actuaciones que favorezcan las condiciones de accesibilidad, en la que se sigue bonificando un 90 por ciento el ICIO pero, como novedad, deben ser destinadas a uso residencial.

FACILIDADES Y EXENCIONES

Por otro lado, Navarro ha anunciado la modificación de la ordenanza fiscal reguladora de la gestión, inspección y recaudación de tributos con el objetivo de facilitar el pago en las circunstancias económicas desfavorables derivadas de la pandemia.

Podrán acogerse a la medida los vecinos con deudas superiores a 100 euros -hasta ahora eran 150 euros- y tendrán de tiempo para abonarla un máximo de cuatro años -hasta ahora eran tres-.

Así, las deudas comprendidas entre 100 y 300 euros podrán aplazarse o fraccionarse hasta un máximo de tres meses; entre 301 y 600 euros, hasta seis meses; entre 501 y 6.000, hasta un año; entre 6.0001 y 18.000, hasta dos años; entre 18.001 y 180.000, hasta tres años; y las que superen los 180.000 euros podrán ser aplazadas o fraccionadas por un plazo máximo de cuatro años.

Además, no se exigirá el interés de demora en los acuerdos de fraccionamientos y aplazamientos solicitados en periodo voluntario de pago en el caso del IBI, el Impuesto de Circulación y la Tasa de Mantenimiento de Cementerio para los recibos de entre 100 y 30.000 euros, siempre que el pago de las deudas se produzca en el mismo ejercicio.

En esta línea, los hogares de hasta cuatro miembros en los que la media de los ingresos totales de sus integrantes no supere el salario mínimo, podrán acogerse al sistema especial de pago de deudas tributarias durante 12 meses -tres más que ahora- y disfrutar de una bonificación en sus recibos de un 4 por ciento.


Publicidad


Estos mismos hogares tendrán una cuota cero en las tasas por mantenimiento de servicios generales del Cementerio Municipal.

Por último, los desempleados estarán exentos de pagar las tasas de examen, que tendrán además una tarifa reducida en el caso de optar por el pago telemático.

Se mantendrá también la bonificación el IBI para las familias numerosas en los mismos términos que en 2020, con una reducción de los recibos de entre un 60 y un 70 por ciento, sin que la tengan que solicitar de nuevo.

Estas medidas se suman a la decisión del Consistorio zaragozano de no cobrar la tasa de veladores en 2020, de la que se beneficiarán 2.345 establecimientos de la ciudad y que supondrá una merma en la recaudación de más de un millón de euros.

María Navarro ha considerado que se trata de “unas ordenanzas buenas en tiempos difíciles” y ha confiado en que la oposición sea consciente de la situación, ya que no pueden estar en contra de rebajar el IBI a la generalidad de los zaragozanos, de unas ordenanzas que “miran a Europa” o de favorecer el pago a los más vulnerables.

Publicidad