Miércoles, 20 de Octubre de 2021

Candanchú abrirá este invierno. Tras meses negociando una fórmula que garantice que todas las estaciones privadas de esquí pirenaicas de Aragón puedan abrir a pleno rendimiento la próxima temporada 2021/22, se ha presentado la solución que ha contado con el visto bueno de todas las partes que han negociado y que cumple todas las condiciones legales y administrativas pertinentes e indispensables para la implicación de las instituciones públicas.

Publicidad

Tal como ha anunciado el presidente de Aragón, Javier Lambán, “por fin existe una solución” para las gentes del Valle del Aragón, que veían con temor la posibilidad de no contar con la apertura de la estación de Candanchú, según había alertado la propiedad privada hace unos meses.

La solución encontrada pasa por una línea de crédito de 4 millones de euros, de forma que las dos estaciones privadas del Pirineo aragonés –Astún y Candanchú-, puedan contar con hasta un máximo de dos millones de euros, con un plazo de amortización de tres años tras un año de carencia. Además de esta línea de préstamo del Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Fomento (IAF), la Diputación Provincial de Huesca también lanzará una línea de ayudas de 3 millones de euros para inversiones en las estaciones de esquí, cuyo convenio se desarrollará en diferentes anualidades y para lo que hoy mismo, el pleno de la DPH aprueba una modificación de créditos para hacer frente ya al 50% de ese convenio.

Tanto el presidente de Aragón, Javier Lambán, como el presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, han destacado el compromiso de las dos instituciones con un sector que supone más del 6% del PIB regional, que genera más de un millar de puestos de trabajo directo y otros 12.000 indirectos y que ha sido uno de los más perjudicados por las restricciones de movilidad y aforos impuestos por la pandemia el pasado invierno.

Sensibles a las demandas de alcaldes, empresas y gentes de los valles afectados, las instituciones públicas han puesto en marcha diversas iniciativas de apoyo, como el Plan Remonta, que ha realizado 526 contrataciones de trabajadores del sector de la nieve y actividades de montaña que quedaron desempleados. Igualmente, Gobierno de Aragón y Diputación de Huesca lanzaron un plan de apoyo a la nieve de 4 millones de euros para los valles del Aragón, Tena y Benasque, que se sumaba a los planes específicos de la institución provincial, tanto para refugios como para estaciones de esquí de fondos. Además, han recordado los planes generales de apoyo al turismo y la hostelería, el último de los cuales ascendía a 50 millones de euros y que se sumaban a otros dos anteriores. En total, más de 80 millones de euros.

No obstante, tal como han reconocido, quedaban flecos pendientes para satisfacer las necesidades de zonas de montaña que sufren la despoblación y que mantienen población gracias al sector de la nieve, uno de los pocos que no han recibido ayudas de estado.

Ahora, todos celebran el acuerdo alcanzado y la esperanza de que la nieve permita abrir todas las estaciones de esquí de la comunidad el próximo puente de diciembre, fechas en que se inicia la actividad y de que vuelva a batirse el récord de usuarios alcanzado antes de la pandmia. Y todos, igualmente, con la vista puesta en la posible candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 a celebrar en los Pirineos aragoneses y catalanes, una cita deportiva que servirá de acicate para la mejora y competitividad de las estaciones aragonesas.

Publicidad