Jueves, 18 de Agosto de 2022

Las redes sociales son una herramienta de interacción muy útil para relacionarse con amigos y conocidos, informarse de las cuestiones que interesan a cada usuario y generar nuevos contactos. Pero las carga el diablo, y pueden jugar una mala pasada con un mal uso en el caso de que se opte a un puesto de trabajo, porque no pasan desapercibidas para las empresas contratantes.

Publicidad

A este respecto, Infojobs, la plataforma de búsqueda de empleo, ha elaborado un informe que confirma que las redes se han convertido en una herramienta fundamental para la evaluación de los candidatos por parte de las empresas. Según el estudio, el 48% de los responsables de reclutamiento consulta las redes sociales de los profesionales durante el proceso de selección.

De acuerdo con el tamaño de la empresa, tendencialmente, aquellas de menos de 50 empleados afirman consultar las redes en mayor medida (51%) que las de más de 50 empleados, donde el 43% declara llevar a cabo esta práctica.

Aunque LinkedIn (84%) y Facebook (72%) siguen siendo las plataformas más consultadas por las empresas, destaca la importancia que viene ganando Instagram en los últimos años. Y es que hasta una de cada dos empresas (49%) afirma a día de hoy examinar el perfil de Instagram de un candidato antes de contratarlo; cuando en 2018 el porcentaje se situaba únicamente en el 38%.

“La relación entre empresa y profesional se ha transformado radicalmente: las personas pasan cada vez más tiempo en las redes sociales, de manera que estas se han convertido en una palanca para desarrollar la marca personal y crear la red contactos”, señala Nilton NavarroBrand & Social Media Manager de InfoJobs. En su opinión, “las redes sociales son una potente herramienta profesional capaz de abrir muchas puertas, pero si no se utilizan bien, pueden hacernos perder oportunidades laborales; por ello debemos cuidar lo que publicamos, las fotos y vídeos que subimos y lo que decimos”.

En lo que respecta al futuro de redes sociales y el empleo, Nilton Navarro añade: “Seguramente TikTok aparecerá en este ranking en las próximas ediciones de este informe, porque es una de las redes sociales que más han crecido en el último año y que las personas utilizan para demostrar otro lado de su perfil”. De hecho, una de cada cinco empresas españolas reconoce haber descartado alguna vez a un candidato por su actividad en las redes sociales.

FOTOS E INCOHERENCIAS, PRINCIPALES INCONVENIENTES

En lo que se refiere a los principales motivos a los que aluden los responsables de reclutamiento para descartar a un candidato, destacan sobre todo la incoherencia entre lo comentado en la entrevista y lo que el profesional publica en sus perfiles (56%) y las fotos publicadas (47%). También aparecen otros como las faltas de respeto a otros usuarios (36%), las faltas graves de ortografía en sus publicaciones (34%), o hablar mal del jefe o los compañeros de empresa en los que el usuario ha trabajado anteriormente.

Por el contrario, la coherencia con lo transmitido en el proceso de selección (55%) y ver que las opiniones del candidato sobre temas como la religión, el sexo o el racismo son respetuosas (50%), son los dos principales motivos que empujan a los reclutadores a contratar a un profesional. Del mismo modo, aparecen otros como observar que está actualizado en su sector (41%), ser un buen embajador de la empresa en la que trabaja actualmente (34%) o ver que es un buen comunicador (28%).

Publicidad