Jueves, 13 de Mayo de 2021

La Cebolla Fuentes de Ebro es uno de los manjares más exquisitos de la gastronomía aragonesa. La denominación de orígen de la Comunidad acaba de nombrar a su nuevo presidente, Jesús Berdusán Sánchez, que coge el testigo de Daniel Molina, artífice de que este producto de tanta calidad se convirtiera en DOP.


Publicidad



Publicidad


La familia Berdusán, con larga tradición en la producción, ha estado implicada en la Denominación de Origen Protegida ‘Cebolla Fuentes de Ebro’ desde los primeros pasos. Su explotación, la Finca La Corona, fue, junto a Jumosol Fruits, dirigida por Molina, de las primeras empresas inscritas.

Jesús Berdusán es ingeniero agrícola y se dedica al cultivo al que ya se dedicaba su abuelo. Recién nombrado en el cargo, conversa con HOY ARAGÓN sobre la situación actual del producto, los planes de futuro y cómo está afectando la pandemia.

Acto de constitución del Pleno en el que Berdusán ha sido nombrado presidente / Agencia Almozara

¿Cómo afronta la presidencia del Consejor Regulador de la Denominación de Origen? ¿Qué objetivos se plantea?

Sobre todo, que la Denominación de Origen Protegida Cebolla de Fuentes de Ebro siga viva y crecer. Poco a poco, pero sin parar. Si Aragón ha sido nuestro principal mercado, esperamos que en el futuro España se nos quede pequeña. También queremos salir a Europa. En todo caso, es un objetivo a largo plazo.

Su producto es muy reconocido en Aragón. ¿En qué grado ocurre en España y en el extranjero?

Actualmente la estrategia de nuestras empresas está muy focalizada en España, si bien no despreciamos las oportunidades que vengan de fuera. Interesa un mercado como el de Francia, a donde podemos llegar desde los mercados nacionales vía Zaragoza, Huesca o Lérida.

Respecto al mercado español, las regiones donde más trabajamos y queremos crecer son Cataluña, Madrid, Valencia y el norte del país. Las razones: cercanía, alta demografía y buenas comunicaciones.

“Las regiones donde más trabajamos y queremos crecer son Cataluña, Madrid, Valencia y el norte del país”

En torno a 100 hectáreas sembradas este 2021. A falta de unos tres meses para la recolección, ¿cómo espera que vaya la temporada?

Es pronto para hacer un balance definitivo, pero la germinación ha sido buena, lo que suele ser sinónimo de una buena producción. Si no tenemos fenómenos meteorológicos adversos, como piedra o enfermedades, debería ser un buen año.


Publicidad


¿Qué ha supuesto para el producto convertirse en Denominación de Origen Protegida?

Darnos a conocer en España de forma muy amplia. Antes de ello, en Aragón la Cebolla de Fuentes de Ebro era muy apreciada, y también era conocida en zonas donde existía emigración aragonesa, principalmente en Cataluña y también en Madrid. Convertirnos en DOP provocó un aluvión de artículos de prensa en medios de comunicación, lo que nos dio una fuerza muy grande. A ello se unió que fue un trampolín para otras cebollas dulces que existen en el mercado.

“Convertirnos en DOP provocó un aluvión de artículos de prensa en medios de comunicación, lo que nos dio una fuerza muy grande”

En relación a la variedad de productos existentes, ¿el consumidor realmente conoce cuándo está adquiriendo cebolla de Denominación de Origen Protegida Fuentes de Ebro?

La única manera que existe para que un consumidor sepa fehacientemente que la cebolla que compra es DOP Fuentes de Ebro es la etiqueta. Hay otras cebollas que son similares y se da el caso de personas que quieren consumir nuestro producto, realmente piensan que lo están haciendo, pero no es así. Suelen venderse con conceptos como “tipo Fuentes” o nomenclaturas parecidas.

En ocasiones el vendedor actúa así por desconocimiento, y en ocasiones simplemente no ha querido adquirir el producto de Denominación de Origen. Eso no significa que las cebollas que no son DOP tengan que ser malas. Por poner un ejemplo, esto es como el vino: si quiero beber un Cariñena, no me pueden dar uno de La Mancha, y eso no quiere decir que el de La Mancha sea de mala calidad, simplente no es lo que yo quería consumir.

La etiqueta, única forma de saber que la cebolla es DOP Fuentes de Ebro / Agencia Almozara

¿Qué recomendaría al consumidor que quiere adquirir cebolla DOP Fuentes de Ebro para que esté seguro de que no le están dando ‘gato por liebre’?

Buscar siempre la etiqueta. Además, nuestro producto sólo se puede dar desde julio a final de año (a veces hasta noviembre, a veces hasta enero, dependiendo de la temporada). Se trata de un producto estacional y, en cualquier otra época, no es cebolla DOP Fuentes de Ebro.

“Nuestro producto es estacional y sólo se puede dar desde julio a final de año”

¿Cómo valora la campaña autonómica actual ‘Aragón, alimentos nobles’?

Valoramos positivamente cualquier promoción que se haga de nuestros productos. Dicho esto, creo que con este eslógan se ha acertado bastante. Fuera de Aragón se nos considera nobles, y llevarlo a nuestros alimentos es una gran idea. Además no se ha limitado a unos meros folletos, la campaña ha llegado a los lineales y a los medios de comunicación. Es difícil de cuantificar el impacto, pero la percepción es muy buena.


Publicidad


¿Cómo les ha afectado la pandemia en cuanto a producción y distribución?

La verdad es que en nuestro caso la pandemia ha pasado un poco de lado. Al inicio de la pandemia, la plantación ya estaba hecha, por lo que en la cuestión productiva no supuso un impacto. Sí que es verdad que complicó la recolección y la movilidad de los trabajadores. La recolección es un momento de estrés, en el que multiplicamos por cinco el personal. Movilizarlo con las medidas sanitarias fue lo más complicado, teniendo en cuenta que estos trabajos se realizan en pleno verano, a más de 30 grados, y por ejemplo el uso de la mascarilla es un inconveniente.

Con la producción, la situación estaba ya más normalizada, y obtuvimos unos registros similares al año anterior, incluso con un pequeño repunte. Esperamos que esta temporada el repunte sea mayor. Vamos creciendo año a año, exceptuando el pequeño bache que superamos en el 2018.

Publicidad