Miércoles, 10 de Agosto de 2022

La creación de un corredor económico entre Zaragoza y Huesca, y viceversa, mediante un cercanías o un tren-tram, supondría un cambio trascendental en la conectividad de las dos capitales. No sólo por el flujo de viajeros por interés lúdico o de turismo, sino por el trasiego económico y comercial en la conexión de dos ciudades que generarían un gran corredor con paradas, por ejemplo, en Zuera. Esta es la idea que defiende varios partidos políticos y asociaciones de la ciudad de Zaragoza y de la de Huesca y que durante los últimos meses están planteando a la sociedad. De hecho, la última en reivindicar esta conexión ferroviaria ha sido la plataforma ‘Huesca Suena’.


Publicidad



Publicidad


Huesca Suena ha recogido, de momento, 4.100 firmas, tanto de forma física, como a través de ‘Change.org’, a favor del servicio de cercanías Huesca-Zaragoza y ha ampliado el plazo de apoyo a la iniciativa hasta este jueves, 30 de junio, por lo que espera superar las 5.000.

La plataforma Huesca Suena lanzó hace tres semanas una campaña para reclamar este servicio. El portavoz de este colectivo, Pedro Camarero, ha señalado que una vez recogidas las firmas, confirmarán el interés de la ciudadanía y se dará traslado al ámbito político. “Cerraremos el plazo a final de mes y calculamos que para entonces estaremos en las 5.000” rúbricas, con las que la plataforma quiere “afianzar” esta reivindicación por lo que se enviarán a los partidos políticos, a las Cortes de Aragón y a Renfe, “para que vea que las dos ciudades tienen interés”. En el Parlamento autonómico, se quieren impulsar una iniciativa en este sentido.

Los alcaldes de Zaragoza y Huesca, Jorge Azcón y Luis Felipe, debatieron públicamente sobre este asunto en la capital oscense y expresaron su apoyo a la propuesta. En su momento, el alcalde Azcón explicó que, al margen de dar pasos para mejorar los horarios, precios y otras cuestiones de ese ferrocarril, y que “se pueden hacer ya”, el “cambio de paradigma” tiene que venir de una modificación en la ordenación de usos de suelos industriales.

Tras sentenciar que es “clave” que el corredor ferroviario se asiente sobre un corredor económico, ha opinado que Zaragoza tiene que cambiar las políticas de suelo industrial. “La Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) ha estado muy bien, pero hay que repensar si el crecimiento de Plaza, en la carretera de Madrid, beneficia a una ciudad hermana y vecina como Huesca”.

A su parecer, los nuevos suelos industriales, los nuevos motores económicos “deben desarrollar el corredor económico y social que hay entre Zaragoza y Huesca, como otros en España que son realidad”, ha apuntado. “El cambio es dejar de mirar al sur en Zaragoza y mirar al norte y hacer desarrollos industriales que unan y estrechen lazos entre las dos ciudades y será buenísimo para Zaragoza Huesca y todos los aragoneses”.

Publicidad