Domingo, 26 de Septiembre de 2021

El Gobierno de Aragón ha recibido con preocupación la noticia sobre el cierre de Candanchú que se ha conocido este fin de semana. Así se desprende de las afirmaciones que ha realizado este lunes la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales, Mayte Pérez, quien ha asegurado que el propio presidente, Javier Lambán, se encuentra “en primera persona atendiendo este tema”.

La consejera ha señalado que “esta respuesta lo dice todo” sobre el grado de interés con el se ha tomado desde el Ejecutivo autonómico el anuncio del cierre definitivo que los propietarios de la estación de esquí, la decana de la nieve aragonesa, han hecho público el pasado viernes. Hasta el momento, no había trascendido ninguna declaración del presidente aragonés, ni del resto del Gobierno autonómico, sobre esta clausura, cuyo anuncio ha creado gran preopcupación en todo el valle del Aragón.

El cierre ha puesto en alerta a las localidades cercanas y a los negocios relacionados con la nieve. Por ello, los alcaldes de los municipios afectados han solicitado una encuentro con la consejera de Economía, Planificación y Empleo, Marta Gastón, el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, la Diputación Provincial de Huesca y la empresa gestora.

Por el momento, esta tarde está prevista la reunión entre los alcaldes de las localidades con los empresarios de la zona, que se han citado en la propia estación, para poner en común sus próximas actuaciones.

UN CIERRE ANUNCIADO

El consejo de administración de la estación de Candanchú se reunió el viernes y tomó la decisión de mantener cerradas sus pistas de esquí durante la próxima temporada 2021-22 para asegurar la viabilidad futura del complejo. El consejo hizo publica su decisión a través de un comunicado en el que afirmaban que las causas del cierre son las pérdidas millonarias que hacen insostenible el mantenimiento del proyecto a medio plazo. A su vez, la propia ‘incertidumbre’ que sigue provocando la pandemia del covid y la falta de un plan de ayudas económicas han sido otro de los motivos del cierre.

Ante esta decisión tomada por el consejo de administración, los dirigentes de las instituciones del valle de Aragón se reunieron para tratar de revertir la decisión tomada ya que según ellos “perjudicaría gravemente” la economía local.

Publicidad