Jueves, 13 de Mayo de 2021

El desarrollo industrial sigue a veces caminos insospechados que pueden convertirse en casos de éxito. El proyecto PowerIRE, donde trabaja un equipo multidisciplinar formado por ingenieros electrónicos, ingenieros biomédicos, cirujanos o veterinarios, ha sido galardonado recientemente con el I Premio a la Innovación Multidisciplinar de la Cátedra SAMCA.


Publicidad


Su proyecto se da en un contexto, el de la industria médica, donde Aragón está dando muestras recientes de su extremo potencial para convertirse en un hub del sector. Inversiones como las que Becton Dickinson o Certest Biotec han anunciado para Zaragoza son un ejemplo de ello.

Óscar Lucía, uno de los investigadores que lidera el proyecto PowerIRE, forma parte del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) y desarrolla paralelamente aplicaciones de la electrónica de potencia como el calentamiento por inducción en Balay. “Vimos que la tecnología electrónica para el tratamiento de tumores era ampliamente mejorable, y nuestros conocimientos en electrónica de potencia adquiridos en proyectos como el calentamiento por inducción podían ser una solución“, explica.

La tecnología parte de las cocinas de inducción para tratamientos meramente invasivos / PowerIRE

Esta terapia mediante electroporación, no térmica, sería mínimamente invasiva y ha despertado una gran expectativa para el tratamiento de ciertos tipos de tumores con la aplicación de pulsos de campos eléctricos intensos. “Seguimos avanzando en el desarrollo de la tecnología”, explica Lucía. Ya se ha patentado y se ha licenciado la patente a una empresa estadounidense, que lanzará próximamente un ensayo clínico.

No obstante, “todavía es un proyecto de investigación, y para la aplicación práctica quedas pasos“, señala. A día de hoy, un equipo de más de 20 personas está trabajando en su desarrollo. “El cáncer, por su complejidad, necesita un tratamiento multidisciplinar, no se puede abordar desde un sólo punto de vista”, detalla.

Sobre la relación que existe dentro de un equipo tan diverso, el investigador destaca que “hay muy buen feeling y eso lo hace más fácil; las visiones y formas de trabajar son muy diferentes, pero eso hace que lleguemos a soluciones más completas“.

Publicidad