Martes, 27 de Septiembre de 2022

Los vaivenes de la economía, que con la progresiva salida de la pandemia parecía estabilizarse pero ha sufrido un golpe inesperado con la guerra de Ucrania, no han sentado bien al comercio minorista, donde las ventas no terminan de despegar y la facturación se resiente de las tensiones inflaccionistas actuales.


Publicidad


Así lo indica el último barómetro elaborado por la Cámara de Comercio, tras encuestar a un total 162 empresas aragonesas durante la segunda quincena de junio. El dato más revelador, es que sólo el 50% de las empresas han aumentado su facturación en los cinco primeros meses de 2022, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Además, de las que sí han aumentado su facturación, este crecimiento ha sido menor del 10% para tres de cada diez (28,4%). Por contra, el 30,1% del total de comercios encuestados afirma que sus ventas se han visto reducidas en un 10% o más.

No obstante, la mayoría de los comerciantes se muestran moderadamente esperanzados en remontar en la presente campaña de Rebajas. Más de la mitad de los mismos (55%) afirma que su facturación será superior a la obtenida el año pasado. Sin embargo, el 42,6% considera que el aumento de sus ventas será inferior al 10%. Por el contrario, el 24% de los comercios encuestados estima un impacti negativo en la facturación superior al 10% respecto a 2021.

Menos de un 10% de los comercios encuestados aún indican que el ejercicio de su actividad está condicionado por alguna restricción administrativa derivada del COVID-19, y más de la mitad de los mismos (51,6%) valora positivamente la situación económica para 2022, dos puntos y medio más que respecto al año pasado.

Respecto a la venta online, casi la mitad de los participantes en la encuesta no comercializa sus productos por canales digitales (47,5%). Para el 38,9%, estos suponen menos del 5% de su facturación total, lo que habla de la todavía baja implantación de este tipo de ventas en el sector minorista.


Publicidad


En ese sentido, hay que tener en cuenta que casi ocho de cada diez comercios aragoneses (77,8%) tiene menos de cinco empleados. Por su parte, el 71% desempeña su actividad en un local arrendado.

Publicidad