Martes, 13 de Abril de 2021

La Inteligencia Artificial (IA) es ya una realidad que permite desde cuestiones tan rutinarias como elegir tu alimentación, hasta predecir qué países son los óptimos para que tu empresa exporte, analizando competidores, clientes y mercados potenciales. Aragón no es ajena a esta tecnología esencial para las próximas décadas y desde el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) se están aglutinando proyectos en uno de sus Laboratorios de Vanguardia con distintas líneas de trabajo de 9 grupos de investigación.


Publicidad


Esta apuesta que ha realizado el I3A, perteneciente a la Universidad de Zaragoza, abarca ámbitos que van desde la salud hasta el medioambiente, pasando por la agricultura, los procesos industriales o la logística. Áreas como la visión por computador, la calidad del aire en las ciudades, las tecnologías del habla o los sistemas cognitivos se están abordando en un total de 10 proyectos, que se llevan a cabo a todos los niveles de preparación industrial, desde la investigación básica hasta los desarrollos aplicados.

LOS 10 PROYECTOS

TRAFAIR, uno de los diez proyectos que se han puesto en marcha, se basa en el estudio de flujos de tráfico, condiciones climatológicas y calidad del aire, con el fin de disminuir la contaminación en las ciudades. Con una dimensión europea, el grupo de trabajo en Laboratorio de Vanguardia  del I3A se centra en la ciudad de Zaragoza.

Otro proyecto, ‘Datos 4.0: Retos y Soluciones’, afronta la cuarta revolución en la gestión de datos, que además de ser “big” o “smart”, requieren nuevas soluciones de procesamiento y explotación, para aplicaciones que hasta hace pocos años eran impensables.

En el ámbito de la robótica, en el I3A se están desarrollando tecnologías inteligentes para el transporte autónomo de mercancías, tanto en interiores como en exteriores. Este sistema permitiría planificar y replanificar automáticamente las mejores rutas.

También en robótica se enmarca el desarrollo de un dúmper móvil autónomo para la construcción de túneles. La idea es que sea capaz de llegar a la excavación sin intervención humana, esperar a ser cargado y transportar de manera autónoma los escombros fuera del túnel, hasta el vertedero.

Por su parte, el proyecto DIMENSIVE se centra en el comportamiento del pez cebra para desarrollar modelos generativos de comportamiento a gran escala. Los datos permirían recoger información importante sobre cómo funciona el sistema nervioso, el cuerpo y el entorno de un organismo vivo.


Publicidad


Respecto a las enfermedades neurodegenerativas, la iniciativa DIAMOND integra modelos bioinformáticos, cognitivos y de anatomía computacional para mejorar los diagnósticos.

También en el ámbito de la salud, el proyecto ‘Dispositivos médicos’ trabaja en la predicción de patologías visuales con tecnología de eye-tracking, que permite una exploración visual precisa, objetiva y rápida, especialmente indicado para bebés o pacientes no colaborativos.

Por su parte, ‘Tecnologías del habla’ pretende avanzar y mejorar en sistemas de lenguaje, con la posibilidad de extraer información afectivo-emocional en el análisis de videos. En el mismo ámbito del lenguaje se encuadra el proyecto THALENTO, encaminado a dar respuesta a los problemas de salud que afectan a la comunicación entre las personas.

La iniciativa ‘Imagen Computacional’ se ha propuesto un objetivo increíble: mapear las cuevas de la luna sin necesidad de entrar en ellas, gracias a algoritmos que sepan “rellenar” lo que no puede verse.

En el I3A también trabajan en un sistema de aumento de inteligencia basado en Realidad Simulada. Se propone desarrollar sistemas que construyan modelos causales que den explicación a fenómenos físicos que se producen en el ámbito de la ingeniería.

Publicidad