Jueves, 07 de Julio de 2022

Poner el foco en los planes para salvar a las empresas, que son las que generan y mantienen el empleo”. Esta es una de las conclusiones a las que llega el último Indicador de Opinión de la Asociación de Directivos y Ejecutivos de Aragón (ADEA), que sondea las perspectivas de las compañías aragonesas para los próximos meses.


Publicidad


Ya adelantaba el presidente de ADEA, Salvador Arenere, a HOY ARAGÓN hace unos días los principales aspectos que preocupan a los directivos y la encuesta lo confirma: un 36,84% de los encuestados cree que la economía empeorará en el segundo semestre del año y un 42,11% considera que se mantendrá estable.

En lo referente a la gestión de la crisis sanitaria, el 88,5 % de los encuestados cree que está resultando insatisfactoria y solo un 2,9 % cree que la recuperación de la normalidad sanitaria una vez iniciado el proceso de vacunación, será a corto plazo.

Solo un 5,8 % opina que son satisfactorias las medidas económicas tomadas por el Gobierno y un 63,4% considera que la salida de la crisis económica será a largo plazo, mientras que un 33,7 % cree que será a medio plazo.


Publicidad


En lo relativo a las facilidades para obtener financiación, un 42,2 % cree que este aspecto empeorará en el primer semestre de 2021. Para el mismo periodo del 2020, esta estimación era solo del 3,85 %.

LA EVOLUCIÓN DEL EMPLEO

En cuanto a la evolución de plantillas, un 38,20 % cree que empeorará en el primer semestre de 2021, aumentando también esta impresión considerablemente respecto al mismo periodo del año anterior (6,42 %).

La cifra de ventas en las empresas empeorará en el primer semestre de 2021 para un 47,06 % de los encuestados, frente al 6,07 % que opinaban que este aspecto empeoraría para el mismo periodo de 2020.

Un 49,64 % de los encuestados cree que las exportaciones se mantendrán estables para en el primer semestre de 2021, un 30 % por debajo de los que estimaban lo mismo para el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, las estimaciones de mejora para el primer semestre pasan de un 6,60 % (2020) a un 14,39 (2021).


Publicidad


Arenere ha señalado: “Los directivos se han mostrado preocupados porque, aunque las grandes empresas tienen mejor comportamiento en esta crisis, no debemos olvidar que somos un país de pymes y autónomos, con gran peso en el sector turístico y el sector servicios y es aquí donde tenemos el problema de la pérdida de empleo”. En ese aspecto destacan dos cuestiones: la tasa de paro juvenil, del 41%, y el acuerdo y prórroga de los ERTE y “el peligro de concursos y cierres definitivos que conlleva”, apunta.

Publicidad