Jueves, 08 de Diciembre de 2022

Los conocimientos digitales son ya imprescidibles para un sinfín de operaciones. En el medio rural son, aún si cabe, más útiles, dado que evitan a la población largos desplazamientos para realizar gestiones que pueden hacerse cómodamente desde casa, por ejemplo en el ámbito financiero. Para reducir la brecha digital se han unido la empresa de telecomunicaciones Embou y Caja Rural de Aragón a través de la iniciativa ‘DigiVital’.


Publicidad


Ambas entidades aragonesas, que ya han arrancado el proyecto en Sallent de Gállego, se han marcado como objetivos con esta formación el dotar de autonomía financiera y personal a los usuarios de diferentes municipios del territorio y evitar la denominada exclusión financiera con soluciones basadas en las necesidades reales de las personas que habitan el medio rural.

El programa ‘DigiVital’ se compone de sesiones formativas adaptadas a las necesidades de las personas que asisten y al entorno. En estas sesiones se trabaja la pérdida del miedo a la digitalización a través de metodologías, contenidos y dinámicas en las que se fomenta el desarrollo del empoderamiento personal en referencia al uso de herramientas y aplicaciones digitales, generando seguridad en la realización de operaciones básicas, uso de Ruralvía, la banca online de Caja Rural, compra, venta y manejo de comercio y banca digital desde Internet.

Esta iniciativa está impartida por formadores del Grupo Piquer y, tras su presentación en Sallent de Gállego, llegará hasta catorce municipios más. Brea de Aragón (29 septiembre) y Hecho (6 octubre) serán las próximas localidades en acoger el programa ‘DigiVital’.

Etién Aldea, director de marketing de Embou, explicó que “como agente digitalizador del territorio aragonés estamos altamente sensibilizados con la formación y autonomía digital de todas las personas, independientemente de su edad. Para Embou es una iniciativa estratégica que refuerza nuestra misión como empresa y nuestra colaboración con Caja Rural de Aragón”.


Publicidad


Por su parte, José Antonio Artigas, director de Fundación Caja Rural de Aragón, comentó que “esta iniciativa forma parte del compromiso de nuestra Fundación con las personas y el medio rural. Junto a Embou, otra empresa aragonesa, impulsamos la formación y aportamos valor en el medio rural”.

Publicidad