Martes, 07 de Diciembre de 2021

Lo adelantaba HOY ARAGÓN hace unos días: la “tormenta perfecta” que ha generado la falta de chips, los precios de transporte y el encarecimiento de la energía están comprometiendo seriamente a las empresas aragonesas. En este sentido se han manifestado desde CEOE Aragón, que alerta de la falta de medidas en un contexto económico que está provocando el aumento de compañías forzadas a parar su actividad.

Publicidad

La gran preocupación por la sostenibilidad y supervivencia de empresas de múltiples sectores ha centrado la reunión del Comité Ejecutivo de la Confederación empresarial, que ha reunido a representantes de las tres provincias y los principales sectores de Aragón.

Los empresarios han alertado del creciente número de empresas que están realizando o se están planteando paros de su actividad, abocadas a ello por la falta y el encarecimiento “desbocado” de materias primas y componentes, y costes energéticos, a los que se unen los precios de transporte, principalmente fletes internacionales.

En algunos sectores industriales esta “tormenta perfecta” está provocando “descensos de actividad gravísimos”, incluso mayores que los ya sufridos con las paradas y bajadas de actividad en pandemia. Pero, además, el efecto de estos encarecimientos, “provocados en gran medida por políticas nacionales y europeas desde hace varios años, están causando afecciones graves en muchos otros sectores, que ven recortados sus márgenes al no poder repercutir el aumento de costes en precios, con una inflación ya elevada”, señalan desde CEOE Aragón.

Este descenso de márgenes “puede llegar a hacer inviable la actividad, poniendo en riesgo tanto a las empresas como los empleos que de ellas dependen”, indican. Además, en el caso del sector primario, “las explotaciones empiezan a alertar de que la falta de algunas  materias primas puede empezar a repercutir en la producción y la alimentación animal”, alertan.

MEDIDAS POLÍTICAS

Ante esta situación, CEOE Aragón considera “urgente” que desde el ámbito político se tome conciencia de esta realidad, que debería llevar a replantear decisiones y adoptar medidas en diferentes ámbitos. El mix energético, el “veto” a las nucleares, el sistema de subasta mayorista, el incremento de precio de los derechos de emisiones y   los impuestos, que siguen representando en torno al 45% de la factura mientras que se mueven en la franja del 30% en la mayoría de los países europeos, son claves en el aumento del precio de la energía.

Son cuestiones que combinan la responsabilidad política nacional y europea, como también sucede en la necesidad de impulsar la reindustrialización en todo el continente y en España con “políticas que, al menos, no dificulten la actividad e inversión en este sector”, inciden desde la patronal. A ello no ayuda la “excesiva burocratización, lentitud y alargamiento de plazos y procesos a los que se ven sometidos proyectos, empresas e inversiones por parte de las distintas administraciones, que continúa siendo alarmante pese a algunos esfuerzos por acotarlos”.

Desde CEOE Aragón se reclama, por ello, “una mayor diligencia y responsabilidad política en estas materias que no solo afectan a las empresas, sino a través de ellas, al empleo y el conjunto de la sociedad”.

Según han indicado desde la Confederación de Empresarios, además, “no es momento de expandir el gasto público, y menos estructural, con incremento de deuda y déficit”.

Publicidad