Jueves, 07 de Julio de 2022

Forestalia está despertando el interés internacional de grandes inversores, hasta el punto de que el Fondo Soberano de Singapur ha decidido apostar por ella firmando un préstamo de 300 millones de euros que permitirá financiar a la empresa aragonesa su plan de crecimiento.

El Fondo Soberano de Singapur (GIC) es un organismo destinado a gestionar las reservas internacionales del país asiático. Cuenta con una red de ocho oficinas en las principales capitales financieras del mundo y su mercado de inversión se centra en acciones, renta fija, instrumentos de mercado monetario, bienes raíces y otras inversiones especiales. El GIC ha acordado inyectar 300 millones en Forestalia, un crédito con un vencimiento a siete años que permite a la empresa aragonesa seguir creciendo y mantener el 100% de su capital en manos de su fundador, Fernando Samper.

Con el préstamo a Forestalia, GIC entra en el negocio de las renovables por primera vez en España de la mano de la compañía aragonesa. Su presencia en el país, por otro lado, no es desconocida: sigue siendo el principal accionista en Cellnex, el principal operador europeo de infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas. 

UNA LLUVÍA DE INVERSIONES

Los fondos de pensiones, de capital riesgo y de infraestructuras siguen apostando por sacar la cartera para fijarse en las renovables y siempre lejos de las compañías que cotizan en bolsa, como sucede con Forestalia. Entre otros ejemplos, I Squared se ha hecho con T Solar, Notharland ha adquirido Helia y CDPQ se ha hecho con la última cartera de Q-Energy. Es más que evidente que España se ha afianzado entre los diez países más atractivos para la inversión en renovables. Las causas son varias: la estabilidad regulatoria y el crecimiento de la energía son dos de las claves de este crecimiento tan fulgurante, tal y como lo reconoce el índice de atractivo inversor en energías renovables (RECAI, por sus siglas en inglés) elaborado por EY.

Y Forestalia es parte importante en estos movimientos que se desarrollan en el sector en los últimos años. El “apetito tremendo” que está atrayendo Forestalia debido a la rentabilidad de retorno que ofrece ante el auge de las renovables es una realidad, como explica a HOY ARAGÓN el asesor de Estrategia de la compañía, José Antonio Pérez Cebrián. Su portfolio, que cuenta con proyectos de energía renovable por 6.000 megavatios, de los que 2.000 ya están en operación, resulta óptimo por su grado de madurez (al contar ya con parques en marcha y, sobre todo, proyectos en desarrollo).

Esta operación se suma a la venta que Forestalia realizó en el mes de enero a Bruc Energy: una megacartera de 2.000 MW solares ubicados en Zaragoza y Teruel. En el ámbito aragonés, la compañía está actualmente en el ambicioso proceso de impulsar 6 gigavatios verdes en la Comunidad, un gran proyecto con el que inyectará más de 1.000 millones de euros en parques eólicos y fotovoltaicos.

El grupo Forestalia cerró 2019, el último con cuentas auditadas presentadas ante el Registro Mercantil, con un beneficio de 94 millones, frente a las pérdidas de 2,5 millones del año anterior. Los ingresos se multiplicaron por tres en ese ejercicio, hasta los 71,1 millones. Además, se embolsó 111 millones por extraordinarios por la venta de participadas.

Publicidad