Martes, 13 de Abril de 2021

La V Cumbre por la Competitivad de Aragón, presidida por el Rey Felipe VI, fue la guinda al reconocimiento a las empresas de la comunidad que participaron en la campaña ‘Aragón, en Marcha’. La campaña, coordinada por CEOE Aragón, ha supuesto un acercamiento en la colaboración de los empresarios, así como de los agentes sociales, con el Gobierno de Aragón.


Publicidad


No obstante, la situación económica actual, con unos datos de paro cada vez peores, hacen que las empresas reclamen ayudas para poder sobrevivir tras un año de pandemia. Sobre estas cuestiones, así como sobre la asignación de fondos europeos, ha tratado para HOY ARAGÓN el presidente de CEOE Aragón, Ricardo Mur.

¿Cómo valora la implicación que han tenido las empresas aragonesas en la campaña ‘Aragón en Marcha’?

Creo que es un hito. Ha sido la mayor ola de solidaridad empresarial en la historia de Aragón: conseguir los resultados que se consiguieron en un momento tan crítico, con más de 6,4 millones de euros en dotaciones económicas, más la colaboración directa de las empresas con distintas entidades, es espectacular.

Demuestra el compromiso de las empresas aragonesas con su territorio y con la sociedad en los momentos más críticos. Emociona ver esa respuesta, cuando muchas empresas tuvieron que cerrar en cumplimiento de las condiciones sanitarias. Todos entendimos que lo prioritario era tratar de ayudar: que los centros sanitarios tuviesen mascarillas, que las residencias de ancianos tuviesen EPIs, que pudiéramos incrementar la capacidad de hacer PCRs…

“Aragón en Marcha ha sido la mayor ola de solidaridad empresarial en la historia de Aragón”

¿Cómo ha sido la relación con el Gobierno de Aragón?

Considero que desde CEOE Aragón tomamos la decisión correcta junto con el resto de agentes sociales de unirnos a ese esfuerzo con el Gobierno de Aragón, orillando cualquier cuestión que nos separase. Fruto de ello surgió el programa ‘Aragón en Marcha’, el proyecto para realización masiva de tests en las empresas -en un momento en el que no era sencillo-, acordamos la Estrategia Aragonesa de Recuperación Económica y Social, y ahora estamos trabajando en todo el ámbito de fondos europeos.

Se demuestra que caminando juntos somos mucho más fuertes. En Aragón siempre hemos presumido del diálogo social, y eso se demuestra haciendo. En ese sentido, hemos dado un ejemplo a nivel nacional: muchos programas en España se han mirado al espejo de lo que fue ‘Aragón en Marcha’.

La presencia del Rey en la reciente Cumbre Empresarial ha sido un honor y una guinda. Es muy importante que la Casa Real participe en este reconocimiento a las empresas aragonesas, así como a esa relación público-privada que hemos mantenido con el Gobierno de Aragón.

¿Esa colaboración público-privada es un hito que marca un antes y un después?

Siempre ha habido una buena relación de CEOE con el Gobierno de Aragón, pero creo que la relación la hacen las personas. El presidente Javier Lambán siempre se ha mostrado dispuesto a escuchar lo que teníamos que decir y ha depositado una tremenda confianza en los agentes sociales. Los nexos de unión de CEOE con el Gobierno de Aragón están más fuertes que nunca.

“Lambán ha depositado una tremenda confianza en los agentes sociales”

¿Cómo afrontan las empresas aragonesas el momento actual, ya iniciado el proceso de vacunación pero con una situación económica compleja?

La pandemia no ha terminado. Lo que se nos vendió fue que era una crisis de dos meses, para la que había que pedir fondos ICO y hacer ERTEs. Pero la crisis va a tener una dimensión larga, que ha ocupado todo 2020 y posiblemente todo 2021, con consecuencias económicas muy duras para miles de empresas aragonesas.

Más de 1.400 empresas han cerrado y más de 9.000 autónomos se han tenido que acoger a las ayudas planteadas. Tenemos todavía a más de 15.000 personas en ERTEs y el paro se ha incrementado un 25%. Las consecuencias económicas están siendo durísimas en Aragón.

“Se nos vendió que era una crisis de dos meses, pero va a tener una dimensión larga”

¿Qué necesitan en este punto las empresas aragonesas para seguir adelante?

Las medidas que se adoptaron con un carácter meramente coyuntural, como son los ICO y los ERTEs, son totalmente insuficientes. Actualmente, los que han tirado de ahorro lo están agotando. Necesitamos, en primer lugar, flexibilidad y extensión de las medidas adoptadas, sobre todo respecto a los ERTEs, así como flexibilizar el criterio de mantenimiento de empleo.

En segundo lugar, es necesario ampliar el plazo de carencia de los fondos ICO hasta que se retome la actividad. Pero además necesitamos dar el paso a las ayudas directas y es en lo que ahora CEOE está trabajando.


Publicidad


Respecto a estas ayudas directas, ¿qué sectores deberían prorizarse?

Es evidente que hay una serie de sectores que lo están pasando peor: hostelería, todo lo relacionado con el turismo, tanto de nieve como de congresos, y pequeño comercio, que ya venía de una situación compleja por el auge del comercio electrónico. Pero hay además otros sectores afectados que los visibilizamos menos, como pueden ser la cultura o las agencias de viajes, que también lo están pasando muy mal.

Estamos trabajando junto con el Gobierno de Aragón en líneas de actuación, implicando a los sectores más afectados para tratar de hacer viables esas ayudas directas. Pero el Gobierno de España también tiene que comprometerse con cantidades importantes. El plan que anunció Pedro Sánchez se ha quedado en mero anuncio.

Por otra parte, me parece indecente que, con lo que se está viviendo en estos momentos, se suba la cotización de los autónomos.

“Me parece indecente que, con lo que estamos viviendo se suba la cotización de los autónomos”

¿Qué utilidad van a tener los fondos europeos?

Los fondos europeos no van a servir para superar las consecuencias del COVID. Es un problema de ahora y los fondos europeos es un proyecto a tres años, encaminado a cambiar el modelo productivo. En ese ámbito, estamos trabajando para que Aragón aproveche al máximo los fondos que le puedan corresponder mediante la presentación de proyectos que sean potentes, tractores y que puedan orientar la economía hacia sectores en los que ya estábamos bien situados.

Pero los fondos son una cuestión a medio plazo, y lo que necesitamos ahora mismo es solucionar los problemas urgentes. Eso sólo se puede hacer mediante ayudas directas.

¿Se corre el riesgo de que los fondos se queden en las grandes empresas debido a su mayor capacidad para presentar proyectos?

No me gustaría que así fuera. En Aragón tenemos un tejido empresarial donde más del 95% son pymes y tenemos que hacer que los fondos lleguen a ellas. Eso pasa por una gestión descentralizada de los mismos. La gestión no debe quedarse en el ámbito nacional y debería ser lo máximo posible de las comunidades autónomas.

Por ello estamos intentando diseñar proyectos tractores donde hay empresas grandes, pero también pequeñas que suman en esas líneas de acción. Es un reto: tenemos que tratar que esa cohesión territorial, que es uno de los objetivos de los fondos Next Generation, llegue de verdad.

Publicidad