Jueves, 28 de Octubre de 2021

La historia del Grupo Saphir Parfums es la de una compañía familiar aragonesa que creyó que la producción de calidad de perfumes podía estar al alcance de todos los bolsillos, en un mercado copado por grandes marcas de lujo. Sus orígenes se remontan a los años 40 e integran todo el proceso productivo, desde el desarrollo de las fragancias, su fabricación y embotellado hasta el almacenamiento y distribución de los perfumes.


Publicidad


En homenaje a las empresas familiares aragonesas, tras publicar la historia de Pastelerías Ascaso y Podoactiva, HOY ARAGÓN recuerda los orígenes del Grupo Saphir Parfums, que hoy opera bajo diferentes denominaciones comerciales, con dos compromisos básicos: la calidad de sus productos y la orientación al consumidor.

Gracias a estas dos premisas, la empresa es líder en perfumería, ocupando una cuota de mercado nacional del 20% en su sector, al ofrecer productos de alta calidad a un precio asequible en más de 15.000 puntos de venta.

Hoy la compañía produce 30 millones de unidades al año, con presencia en más de cincuenta países. Y estos logros se han conseguido sin dejar de lado la esencia de empresa familiar con producción 100% nacional, con una plantilla de 220 personas.

Pero para llegar a este punto, el camino ha sido largo. El germen de lo que hoy es Saphir Parfums fue la creación, en 1940 en Zaragoza, de Almacenes Corinto, por la primera generación familiar, compañía dedicada a la distribución de productos de perfumería y droguería.

“Los orígenes de todo lo que hay ahora empezaron los almacenes de nuestros abuelos”, explica el actual co propietario, Jorge Sierra. Pero en su opinión, “el mayor legado que nos han dejado, no fue sólo un sólido negocio familiar, sino un ADN de empresa, basado en el esfuerzo, honestidad, solidaridad y por supuesto, ilusión por seguir mejorando”.

En los 60, con la incorporación de la segunda generación, además de distribuir la compañía se embarcó en el reto de producir sus propios artículos de perfumería. Como explica Ignacio Sierra, hermano de Jorge: “Nuestro padre y nuestro tío supieron reenfocar el negocio hacia la producción industrial del perfume, trabajando en el desarrollo con una clara ventaja competitiva: la calidad de nuestros productos”.

La actual generación, encarnada en Ignacio y Jorge Sierra, se puso al frente del negocio con el nuevo milenio, en una etapa orientada al consumidor, de fuerte crecimiento y diversificación. Se potencia la distribución de los productos haciéndolos accesibles al cliente, tanto logística como económicamente.


Publicidad


Como explica Jorge: “Nos hemos centrado en atacar otros canales, focalizando en el punto de venta y las verdaderas necesidades de nuestros consumidores, así como eliminando cuestiones superfluas, lo que nos permite ser más competitivos en costes”. En un mecado donde el perfume era un artículo de lujo, ellos vieron que era factible ofrecer productos de calidad a un coste aceptable.

Y eso es, por sí mismo, una gran estrategia de márketing: “Haber conseguido una amplia penetración en el mercado nos ha permitido que nuestra mejor publicidad haya sido el boca a boca, gracias a un consumidor satisfecho”, apunta Jorge.

Y eso sólo ha sido posible gracias a una cuestión que Sierra remarca: “Generación tras generación, el principal diferenciador con el que contamos es el gran equipo que siempre ha formado parte de la organización, que con su buen hacer e ilusión ha supuesto los cimientos para ser referentes en la perfumería de consumo”.

SALTO AL GRAN PÚBLICO

Hay un momento en una gran empresa en el que el boca a boca debe dar paso a nuevas acciones para que el gran público sea conocedora de la marca. En el caso del Grupo Saphir Parfums apostaron por dos ámbitos muy distintos. Por un lado, el cine, patrocinando los Premios Goya entre 2014 y 2017.

Por otro, de sobra conocido, convirtiéndose en Patrocinador Oficial del Real Zaragoza con su marca Caravan. Tal ha sido la apuesta que, a día de hoy, Caravan es la marca que más años seguidos ha patrocinado al club.

Caravan, una marca vinculada profundamente al Real Zaragoza / Grupo Saphir

Como explica Ignacio Sierra: “Tanto en el caso de los Premios Goya como en el del Real Zaragoza, el patrocinio se ha realizado por la cercanía de valores”. En el caso de los Goya, “por ser un mundo, el del cine, tan aspiracional como el del perfume”. En el caso del deporte, “por valores como  esfuerzo, perseverancia, respeto, solidaridad y compañerismo que aporta a la sociedad, y en especial el Real Zaragoza; dado que son los mismo valores que tratamos de transmitir en nuestras propias marcas todos los días, por eso vimos claro que Caravan y Real Zaragoza tenían que ir de la mano”, explica Ignacio.


Publicidad


En 2017, Saphir Parfums adquiere Álvarez Gómez, una empresa familiar madrileña con gran vinculación en su territorio. Desde la compañía aragonesa, han apostado por mantener su esencia.

Pero el gran salto cuantitativo se produce dos años después, en 2019, con una ambiciosa ampliación de las instalaciones fabriles y el redoblamiento de las inversiones en I+D+i, que redundan en una mayor capacidad productiva y versatilidad comercial, vectores imprescindibles para el crecimiento que sigue experimentado la compañía, así como su apertura al mercado internacional. Asimismo, la compañía adquiere el grupo de marcas Arasalfa.

Las modernas instalaciones del Grupo Saphir, en el polígono de Malpica / Grupo Saphir

“El objetivo de este ambicioso proyecto de amplicación de nuestras instalaciones tenía el objetivo de disponer de una infraestructura que nos permitiera incrementar nuestra capacidad hasta en un 50%, con el fin de afrontar con garantías crecimientos sostenidos futuros, tanto en número de referencias, como en volumen de facturación, como parte de nuestro plan estratégico hasta 2025”, indica Ignacio Sierra.

PREMIOS Y CONTRIBUCIÓN FRENTE A LA PANDEMIA

En 2020, Álvarez Gómez logra el Premio CEIM a la Pyme del Año, por su contribución al desarrollo económico del la región de Madrid. Como explica Jorge Sierra: “Este premio fue recibido y merecido por parte de todo el equipo de Álvarez Gómez, que con su trabajo a lo largo de más de 100 años lo han convertido en el perfume de Madrid”.

Saphir produce 30 millones de unidades al año / Grupo Saphir

En plena pandemia, el Grupo Saphir ha sido una de las empresas que más comprometidas con el proyecto ‘Aragón en Marcha’, un ejemplo de colaboración público – privada en la que las compañías aragonesas mostraron su solidaridad con su territorio y población. En el caso de Saphir, mostraron su capacidad para reorientar el negocio en un periodo de crisis, aprovechando las materias primas con las que trabajan, el sistema de envasado y la distribución para producir gel hidroalcohólico y dotar al sistema sanitario con el mismo.

Esta ayuda durante la crisis les ha servido para recibir, de manos del rey Felipe VI el Premio Empresario de Aragón junto a las demás compañías implicadas en la inciativa, en la Cumbre Empresarial celebrada en febrero.

“Estamos muy contentos por haber recibido este premio, pero, sobre todo, de lo qye nos sentimos muy orgullosos es de haber formado parte de la iniciativa”, valora Ignacio Sierra, que añade: “son muchas las empresas que han colaborado en la lucha contra la pandemia, con lo que hemos demostrado ser un tejido empresarial fuerte y unido, con el que las instituciones pueden contar”.

Publicidad