Martes, 25 de Enero de 2022

Sin sobresaltos. Ibercaja ha hecho públicas sus estimaciones económicas de crecimiento y empleo en Aragón y España en este 2021 y se mantienen con respecto a las que realizaron sus analistas al final del mes de abril. La previsión es que el PIB crezca un 7,4% en Aragón y un 6,5% en el conjunto de España. La tan ansiada recuperación a los niveles previos a la pandemia los sitúa en el primer semestre de 2022.

Publicidad

Estas estimaciones, dadas a conocer en la presentación del número 73 de la revista Economía Aragonesa que publica la entidad, recogen, por un lado, el avance en el proceso de vacunación ante el coronavirus, y por el otro, el incremento de contagios que está conllevando la nueva variante Delta. Esto último devuelve la “incertidumbre” sobre la recuperación de los sectores más afectados por la crisis, como es el de servicios, han apuntado desde Ibercaja.

Para 2022, el banco prevé crecimientos del 6,9% para Aragón y del 6,6% para España. El director financiero de Ibercaja, Antonio Martínez, apunta que en la Comunidad “hemos sufrido un deterioro algo mayor que el conjunto de la economía española en el primer trimestre”. Por fortuna, “la mayor solidez estructural de la economía aragonesa hace que la caída acumulada respecto a 2019 sea menor que en el conjunto nacional”, ha precisado.

CRISIS “COYUNTURAL”

“En nuestra opinión, seguimos considerando esta crisis como coyuntural y así lo están demostrando las cifras”, ha añadido el director financiero. Los datos de los primeros meses del año “fueron algo mejores de lo que esperábamos; por tanto, mantenemos las previsiones de crecimiento para 2021 y 2022 se alcanzarán los niveles de producción de la economía española y aragonesa previos a la pandemia en el primer semestre de 2022”, ha indicado.

No obstante, la mayor incógnita es “saber si la mejora de la situación producida por la pandemia es definitiva o, por el contrario, asistiremos a una recaída a finales de año o, incluso, a principios de 2022″, ha alertado Martínez.

Respecto a la tasa de paro, la previsión de Ibercaja, siempre que no se produzcan cambios en la población activa, son del 13,4% en Aragón y el 17,1% en España para 2021; y del 11,2% y el 15,1%, respectivamente, para 2022.

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA, DE LAS MÁS CASTIGADAS

El responsable de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja, Santiago Martínez, ha recordado que el pasado año la economía aragonesa finalizaba con una recesión del PIB del -10,4%, según la AIREF, y la española un -10,8%. El comportamiento en el primer trimestre de 2021 se ha mantenido poco homogéneo entre las diferentes rúbricas de la economía española desde una perspectiva de demanda, cayendo el consumo privado y la inversión en construcción, mientras que ha crecido la inversión en bienes de equipo y propiedad intelectual.

Las comparaciones se formulan teniendo en cuenta la media de 2019, eliminando así el efecto base. Aplicando este criterio, en el primer trimestre crecían el consumo público (5,6%), se consolidó la mejora de la inversión en propiedad intelectual y el desempeño de las exportaciones de bienes (-1,1%) y la inversión en maquinaria y equipo (-2,7%). En sentido contrario, empeoraron todavía más las exportaciones de servicios respecto a la media de 2019 (-50%) y también sus importaciones (-33,9%), así como la inversión en construcción (-16,9%).

Respecto a 2019, la facturación del conjunto del sector servicios cayó un -10,3% en el primer trimestre del año, aunque la relajación de las restricciones aplicadas en los últimos meses está permitiendo una incipiente mejora en cifras de ventas de hostelería y restauración.

La producción industrial creció un 1,2% en abril en España, siendo el mejor dato mensual desde julio de 2020 y recuperando, prácticamente, el nivel previo a la pandemia. Esta positiva evolución relativa respecto a otros sectores se debe a la recuperación de las exportaciones que en abril ya presentaban un crecimiento del 6,6% frente a la media de 2019, desde un -0,6% que supusieron en el primer trimestre de 2021, comparado también con la media de 2019.

El sector inmobiliario, por su parte, está experimentando una rápida reactivación, superando las compraventas de viviendas los niveles de 2019, después del desplome sufrido en los meses de confinamiento y siendo un 2,2% superiores en el caso del primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo de 2019. Además, los precios de este activo no se han visto apenas afectados.

Publicidad