Sabado, 19 de Junio de 2021

El cierre económico de 2020 respecto al PIB y el desempleo empieza a estar claro tras muchos meses de predicciones poco realistas, dadas las incógnitas. Y la previsión que ha presentado Ibercaja sí está fundamentada en datos ciertos de un periodo de caídas, en el segundo trimestre, y otro de rebote, el tercer trimestre.


Publicidad


Las cifras son tan negativas como cabía esperar: “Estimamos para 2020 una caída del PIB del 11,4% y el 10,3%  y una tasa de paro del 16,8% y 12,8% en España y Aragón, respectivamente”, ha apuntado Antonio Martínez, director de Área Financiera de Ibercaja.

Los sectores más afectados por la pandemia permanecerán en niveles de actividad inferiores a los del tercer trimestre, pero superiores a los del segundo, durante el último cuarto de 2020 y los tres primeros trimestres de 2021.

Así lo han trasladado tanto Antonio Martínez, como Santiago Martínez, responsable de Análisis Económico y Financiero de Ibercaja, durante la presentación de la revista editada por la entidad financiera, que modifica en este número varias de sus secciones habituales para dedicarlas íntegramente a la evaluación del impacto de la crisis sanitaria en la economía de la Comunidad y el análisis de cómo está afectando el virus a los sectores productivos.

ARAGÓN, MEJOR QUE LA MEDIA

La economía aragonesa se ha visto algo menos afectada que la media española por su composición sectorial, pero también por el desempeño relativo más favorable de cada sector. Esta diferencia se ha originado, más que en las caídas en la velocidad de la recuperación, por el buen comportamiento en el tercer trimestre de la industria y las exportaciones e, igualmente, en los servicios.

La actuación de las autoridades políticas y monetarias ha sido “clave”, tanto en Aragón como en España, para mitigar los daños de la crisis y “será fundamental en los próximos meses”, tal y como ha enfatizado Antonio Martínez.

Para el año 2021, las previsiones que establecen son de un incremento del PIB del 6,2% para España y del 6,3% para Aragón y de una tasa de paro del 18,4% y del 13,9%, respectivamente, para el conjunto de España y de la Comunidad. En 2022 estos indicadores, según el banco, serán del 6,3% y 5,9% en el caso del crecimiento estimado del PIB y 16,3% y 12,1% en el de las tasas de paro.


Publicidad


Los sectores más afectados han sido la hostelería, el transporte de pasajeros, el comercio no alimenticio y el ocio. En el lado de la demanda, la recuperación durante el tercer trimestre ha sido muy reseñable. A pesar de ello, todavía cae con fuerza el comercio de servicios, sobre todo las exportaciones de servicios turísticos.

ASÍ LO VEN LOS EMPRESARIOS

Las valoraciones del sector empresarial han contado con la participación de miembros de CEOE Aragón, el Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio e Industria,  o los clústeres de Automoción, Logística o Energía, entre otros. Reflejan, además de las particularidades de cada sector al que representan, conclusiones que ofrecen una radiografía común de la economía aragonesa ante esta crisis y su evolución futura desde una perspectiva empresarial.

Los autores coinciden en que Aragón es una de las comunidades que está mostrando una mayor resistencia al impacto de la pandemia y mayor competitividad en su tejido empresarial y en su economía, debido a su menor dependencia de los sectores más castigados por la crisis (especialmente el turismo), y por el esfuerzo inversor y de internacionalización realizado por sus empresas en el pasado reciente.

También destacan la capacidad de adaptación y flexibilidad que han demostrado las empresas aragonesas para convivir con la incertidumbre y responder de forma ágil y eficaz a la demanda de sus clientes, dando continuidad a su actividad en estos meses pasados cumpliendo con los protocolos y recomendaciones sanitarias.


Publicidad


Esta crisis va a conllevar, según los empresarios, cambios estructurales que impulsen la eficacia y eficiencia operativa de las empresas, para lo que es necesario avanzar hacia una mayor digitalización, innovación y revisión de todos los procesos, así como la identificación de aquellos productos y servicios que son más valorados por los clientes o canales de venta más demandados.

Subrayan además la creatividad y combinación de las medidas de colaboración público – privadas que se han puesto en marcha, ayudando a las empresas a atender sus necesidades más apremiantes de liquidez, primero, y circulante e inversión, posteriormente, o aquellas que han permitido mantener el empleo.

Por último, los expertos resaltan el optimismo y espíritu constructivo con el que las empresas miran hacia el futuro, con el ánimo de aprender de lo sucedido, adaptarse a los cambios y aprovechar oportunidades para reforzar sus ventajas competitivas.


Publicidad


El separador de este número reúne las cifras resultantes de las medidas que Ibercaja ha puesto en marcha en estos meses para apoyar a sus clientes y a la sociedad con el objetivo de aliviar las posibles consecuencias que ha podido tener la pandemia en particulares, familias, autónomos y empresas y en aquellos colectivos más vulnerables, como las personas mayores, mostrando así su compromiso con todos ellos y su papel en esta crisis en el desempeño de su actividad esencial.

Publicidad