Domingo, 13 de Junio de 2021

La planta que la multinacional estadounidense Becton Dickinson (BD) tiene en la localidad oscense de Fraga trabaja a su capacidad máxima de producción para fabricar la jeringa con la que inyectar la vacuna contra la covid-19 sin desperdiciar ninguna dosis.


Publicidad


De hecho, la planta de BD en Fraga ha producido más de 500 millones de unidades de este instrumento e invirtió hace unos meses alrededor de 1,5 millones de euros para una nueva línea de fabricación específica, han explicado este viernes a Efe fuentes de la compañía.

La clave del aprovechamiento de estas jeringas, han señalado, se debe a que reduce al mínimo el espacio muerto entre el émbolo y la aguja, tal y como recomienda Pfizer para sacar seis dosis de sus viales y no cinco.

De esta manera, han apuntado dichas fuentes, se puede inmunizar a un quince por ciento más de población con la misma cantidad de suero.

La factoría aragonesa, con 650 trabajadores, exporta estas jeringas a países como Reino Unido, Alemania, Dinamarca, Estados Unidos o Francia y vende también a España, aunque no han querido detallar a qué comunidades autónomas.

La planta fragatina es referente dentro de la multinacional y una de las “más importantes a nivel mundial” en la fabricación de este tipo de jeringas con desaprovechamiento cero y apenas tiene competidores en España, han precisado las citadas fuentes.


Publicidad


BD lleva más de diez años fabricando en Aragón estas jeringas que, además, cuentan con aguja integrada, lo que facilita su uso, y que se han utilizado en campañas de vacunación masivas en algunos países de África

Publicidad