Miércoles, 07 de Diciembre de 2022

Adquirir una vivienda es una decisión de compra compleja. Con la pandemia y la contención en los precios, se abre una buena oportunidad, pero las prisas no son buenas consejeras, especialmente cuando se trata de inmuebles antiguos.


Publicidad


“El 70% de siniestros que se producen están ocasionados por las tuberías“, indica Manuel Baile, responsable de la administradora de fincas zaragozana Comuniter, la mayor de la capital aragonesa al gestionar más de 500 comunidades de vecinos. Las tuberías, ya sean de abastecimiento o saneamiento, son un elemento “que no se ve a simple vista, pero que en los pisos antiguos suele estar amortizado y por eso son más baratos“, recuerda.

Asimismo, el administrador de fincas señala que hay que prestar atención a todos los elementos: sistemas de calefacción, ascensores, tejados y fachadas… “Todo lo que hay en una finca tiene una vida útil y es imprescindible mantenerlo, teniendo en cuenta además que el mantenimiento preventivo es mucho más barato que el correctivo“, apunta.

Asimismo, hay cuestiones que son normativas pero que en ciertas ocasiones es posible que no se hayan abordado, como el sistema de prevención de incendios. La pandemia no ha sido positiva en este aspecto: “No hemos podido estar cerca de la gente y, teniendo en cuenta que somos un servicio esencial, la normativa frente al Covid no nos ha ayudado“, señala Baile.

“SE HAN PARADO LAS OBRAS DE MANTENIMIENTO”

Tanto es así que, durante esta pandemia, “se han reducido las obras necesarias un 50%”. Asimismo, “también se han parado las obras de mantenimiento”, indica. Entre los factores que lo han provocado está el aislamiento social, que ha impedido la comunicación fluida por parte de los vecinos a la hora de tomar decisiones. Además, están las “limitaciones de financiación”, con las que se encuentran muchos propietarios, una situación que no tiene visos de mejorar en los próximos meses.

El sector de la administración de fincas se está encontrando, según explica Baile, con un creciente problema de intrusismo. Por ese motivo, varios administradores de fincas se han unido para crear la Asociación Cámara de la Propiedad de Zaragoza y Provincia, con el fin de asesorar a las comunidades y que puedan evitar la mala praxis que se potencia en tiempos de crisis.

Asimismo, Comuniter cuenta con una Cátedra en la Universidad de Zaragoza y un máster para formar a futuros administradores de fincas, una labor que no contaba con estudios oficiales.


Publicidad


Publicidad