Jueves, 07 de Julio de 2022

A veces la innovación no tiene que ver con las últimas tecnologías, sistemas digitales o inteligencia artificial. De hecho, la innovación puede venir de observar las necesidades y evaluar cómo se solucionaron en el pasado. Es el caso de un proyecto empresarial nacido en el Pirineo de mano de dos ingenieros de diseño zaragozanos y acérrimos montañeros: Álvaro Serrano y Teresa Gurrea.

“Realizando prácticas en TrangoWord surgió la idea”, explica Serrano: M-UP! son mapas de tela que quieren dar respuesta a las necesidades de la montaña: seguridad, sostenibilidad e innovación. Los mapas de papel se deterioran con facilidad, sobre todo en condiciones de lluvia y nieve, y los GPS, aunque muy útiles, pueden quedarse sin batería si la expedición se alarga más de lo programado, algo que en la montaña puede ocurrir por múltiples motivos.

Pero no es una idea nueva: “Ya en la II Guerra Mundial se realizaban en tela indicaciones para los soldados”, explica Serrano. La primera tirada que han realizado de M-UP ha estado dirigida al Cuerpo de Formación de la Guardia Civil de Montaña y, como indica el emprendedor aragonés, ya se ha interesado también el Ejército para que realicen otro proyecto específico.

Actualmente la compañía ha lanzado una campaña de crowfunding para poner en marcha una nueva tirada de 2.000 ejemplares, con el fin de distribuirlos en tiendas a lo largo del Pirineo aragonés.

TEJIDO RESISTENTE, RECICLADO Y RECICLABLE

El tejido de los mapas es resistente, reciclado y reciclable, en el que se imprimen las bases cartográficas en alta calidad. Diseño, ingeniería y desarrollo se ha llevado a cabo entre Zaragoza y el Pirineo oscense, con la colaboración de entidades locales como TrangoWorld, ImpactHub Zaragoza y con las bases cartográficas de empresas muy relevantes en el sector como PRAMES y Editorial Alpina.

También han contactado con Wikiloc y el siguiente paso es establecer relaciones con compañías muy relacionadas con la montaña, como son Barrabés o Decathlon, explica Serrano.

Asismismo, están explorando vías para que los mapas de tela interactuen de forma digital con tecnologías de realidad aumentada, lo que puede proporcionar una dimensión todavía mayor al proyecto.

Publicidad