Domingo, 24 de Octubre de 2021

“Un impulso para el Polígono de La Armentera, para Monzón y para su entorno“. Así calificaba recientemente para HOY ARAGÓN el alcalde montisonense, Isaac Claver, el anuncio de la ampliación de la planta de Metalogenia en la localidad oscense. El proyecto, que va a generar 50 nuevos empleos directos, redobla el hub industrial y logístico que supone esta zona del Aragón oriental, con núcleos como, además, La Litera o Binéfar.

Publicidad

La ampliación de Metalogenia, a la que la compañía va a destinar 12 millones de euros, ha sido declarada Inversión de Interés Autonómico por el Gobierno de Aragón. Esto permitirá reducir a la mitad los plazos administrativos de este proyecto con el cual se incrementará la capacidad productiva de las secciones de moldeo y colado del centro y se minimizarán los residuos generados gracias al reaprovechamiento de la arena casi en su totalidad.

De esta forma, la ampliación de la planta de Monzón, además de incrementar su capacidad productiva, favorecerá la neutralidad de emisiones de carbono y mejorará su competitividad gracias a la instalación de maquinaria de última generación y la digitalización de los procesos industriales. Además, el proyecto también permitirá consolidar la relación de la empresa con la comunidad educativa de la zona aumentando su participación en programas de formación profesional dual para jóvenes estudiantes en grados técnicos.

Según explica la compañía en la solicitud de la declaración, la ampliación de la planta de Monzón -en las mismas parcelas del polígono industrial de La Armentera en las que se encuentra en la actualidad- atiende a la creciente demanda de producto dedicado a la minería como consecuencia directa de la expansión internacional y la penetración de Metalogenia en los grandes clústeres mineros en países como Australia, Chile, Estados Unidos, Rusia o Sudáfrica, entre otros.

TRES FASES

El proyecto de ampliación se desarrollará en tres fases que, una vez ejecutadas harán pasar la superficie techada de la planta de los 22.000 m2 actuales a 29.000 m2 aproximadamente. La primera de las fases se ejecutará entre diciembre de 2021 y octubre de 2023 con un presupuesto previsto de 4,5 millones de euros, y comprende tanto nuevas instalaciones, como la ampliación de varios de los actuales edificios. Esta fase, que implica la construcción de 1.900 m² edificados, permitirá avanzar hacia la neutralidad de la huella de carbono de la planta gracias al mayor reaprovechamiento de la arena y la consecuente disminución de residuos.

Una vez finalizada la primera fase se ejecutará la segunda, que contempla una inversión de 6,5 millones de euros tanto en instalaciones productivas como en edificios para poder fabricar piezas de mayor tamaño para dar respuesta a la actual demanda del mercado minero, y que implica la construcción de 2.116 m² edificados hasta junio de 2024. Esta inversión, a su vez, ayudará a mejorar la competitividad de la planta gracias a la digitalización de los equipos planteados.

La tercera y última fase del proyecto contempla otro millón de euros de inversión adicional en edificios en el resto de las secciones productivas que son necesarias para llevar a la planta al máximo de su capacidad. Se concibe como una fase continua que va realizando inversiones periódicamente para ir solucionando los problemas de espacio en las diferentes secciones. Esta fase implica la construcción de 2.863 m² edificados entre septiembre de 2023 y mayo de 2025.

Publicidad