Viernes, 27 de Mayo de 2022

La compañía química Oxaquim invertirá 370 millones de euros en una nueva planta de producción en Andorra y en la ampliación de la que ya tiene en Alcañiz. De esta manera, se crearán 380 puestos de trabajo en la primera y diez en la segunda. Esta previsto que las obras en Andorra comiencen en 2023 y la superficie que ocupará la nueva fábrica estará en torno a 30 hectáreas de terreno, en el Parque Empresarial de la localidad turolense.

Así lo han anunciado en rueda de prensa este miércoles el vicepresidente y consejero de Industria del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, y el presidente de la compañía, Jaume Miquel. También ha estado presente en la firma del acuerdo el presidente aragonés, Javier Lambán.

Esta empresa familiar es el primer fabricante de ácido oxálico en Europa y el segundo en el mundo. Esta sustancia se utiliza para la fabricación de determinados medicamentos, como blanqueador de textiles o en la producción de baterías eléctricas para la automoción y productos tecnológicos.

380 NUEVOS PUESTOS DE TRABAJO

El proyecto para construir una nueva planta en Andorra comenzará con una primera fase que conllevará una inversión de 37 millones y la creación de 38 puestos de trabajo y proseguirá hasta 2028, hasta completar los diez módulos que tendrá en funcionamiento con los que Oxaquim prevé facturar, por cada uno de ellos, 45 millones al año. De esta forma, la compañía creará en el Bajo Aragón 380 nuevos puestos de trabajo directos, y la previsión de multiplicar cada uno de ellos por 2,5 indirectos.

“En estos tiempos de turbulencias, de complicaciones e incertidumbres, prácticamente no hay una sola semana en la que desde el Gobierno de Aragón no notifiquemos una inversión, hechos concretos de generación de empleo”, ha destacado el presidente de Aragón, en este caso un proyecto que supone “una buena noticia para Teruel”.

Según ha destacado el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, el trabajo de esta empresa ha sido puntero e innovador desde que se instaló en Alcañiz en 1991 y, desde entonces, la compañía ha producido ácido oxálico para fabricar antibióticos o blanqueadores textiles y, en este momento, destina su producción a material especializado que se dedica a la fabricación de baterías para vehículos eléctricos.

“Lo más importante -ha subrayado- es que han confiado y confían en Aragón” con un proyecto que supone “un ámbito estratégico que va a convertir el Bajo Aragón en un centro de referencia mundial en la industria química”. “Noventa países usan un producto made in Aragón que salen de la factoría moderna en la que se han invertido 80 millones de euros. Por eso, hoy se ha dado un paso histórico en la industria aragonesa”, ha agregado.

El consejero y director técnico de Oxaquim, Daniel Miquel Esteve, ha explicado que a finales de este año prevén ampliar y modernizar la fábrica de Alcañiz principalmente para el mercado de tierras raras utilizadas para chips y para producir imanes para molinos eólicos y motores eléctricos de coches, y que en una segunda parte, construirán una nueva fábrica en Andorra con unidades idénticas, mientras que el presidente, Jaime Miquel Voltas, ha destacado que una de las razones por las que empresa está en Aragón es su capital humano. A partir de 2025, la previsión es alcanzar producciones de ácido oxálico hasta las 250.000 toneladas al año, lo que significará multiplicar por diez la capacidad actual de la planta de Alcañiz.

Este incremento en la capacidad productiva tiene como objetivo atender a las necesidades de este producto para procesos tecnológicos en equipos de baterías de nueva generación para la industria automovilística e impulsar la electrificación de la movilidad que demandan Europa y otros países en el contexto de la transición energética y la descarbonización.

Oxaquim, que este año prevé que su facturación crezca un 70 %, es el único fabricante europeo y el segundo del mundo de ácido oxálico y el primer fabricante mundial de oxalatos, tiene clientes en 90 países y en la actualidad, es el principal suministrador de ácido oxálico en la Unión Europea, con un 60% del mercado.

Publicidad