Martes, 29 de Noviembre de 2022

Si algo ha dejado claro la pandemia es que nada volverá a ser como antes. En el mundo de la empresa, el impacto del COVID ha supuesto dar un salto significativo en el modo en el que las compañías se relacionan con sus empleados, la constatación de que se puede ser productivo trabajando en remoto en las codiciones adecuadas, fórmulas mixtas que benefician tanto al trabajador como a la organización…

Publicidad

Con el objetivo de que todas estas tendencias sean analizadas y puedan aplicarse correctamente en las empresas aragonesas, la Comisión de RR.HH. de CEOE Aragón y AON han realizado un estudio conjunto que plasma los principales retos y prioridades en la gestión de plantillas y los cambios en las dinámicas de trabajo.

El informe destaca la urgente necesidad de acometer la digitalización también en la gestión de las personas dentro de las empresas y organizaciones, vinculada tanto a la transformación digital generalizada en el tejido productivo y la sociedad, como a la gestión más eficiente de las expectativas, satisfacción y temores de quienes integran sus plantillas.

Es decir: más digitalización y más humanización. Dos conceptos que pueden parecer contrapuestos y sobre los que HOY ARAGÓN ha hablado con  Mª Ángeles Amorós, presidenta de la Comisión de RR.HH. de CEOE Aragón.

“La pandemia ha supuesto una revolución, ha cambiado totalmente el rol de los Recursos Humanos y vamos a tener que pasar por un proceso de aprendizaje para atender a las personas con los cambios que se han producido”, afirma. En su opinión, los RR.HH. tienen ahora un papel “mucho más estratégico” debido a las nuevas necesidades de los trabajadores.

Empezando por la transformación digital, ésta es “una necesidad”. Amorós destaca: “Si detectamos que un posible efecto es la deshumanización por el teletrabajo o la pérdida del valor añadido de las reuniones, habrá que establecer acciones innovadoras y creativas; no podemos dejar que la tecnología llegue y nos invada“. Para ello, “no debemos tener miedo a aprender y desaprender“, apunta la presidenta de la Comisión de Recursos Humanos, algo que es “parte del trabajo a desarrollar, no un cambio disruptivo crítico”.

BUENA RESPUESTA DE EMPRESAS Y TRABAJADORES

Según plantea el informe, las empresas y sus trabajadores han respondido bien a las exigencias planteadas por la pandemia, adaptándose rápidamente a nuevas fórmulas y situaciones sobrevenidas: teletrabajo, uso masivo de herramientas digitales (con su efecto también en la seguridad), flexibilidad y generación de confianza… Todo ello pese a la complejidad del momento.

Los expertos consideran que herramientas digitales específicas como People Analytics y software de gestión integral en Recursos Humanos (talento, clima laboral, reclutamiento…), que ya han irrumpido con fuerza, van a ser determinantes en los próximos años y pueden contribuir a aspectos tan relevantes como la eliminación de sesgos en los procesos, la cuantificación del impacto de las decisiones y el mejor conocimiento de las expectativas de los empleados. No obstante, resaltan que es fundamental su combinación con la parte más humana de la gestión.

En esta línea, el informe recoge la importancia de avanzar en un liderazgo estratégico más cercano y participativo en las compañías, con transparencia comunicativa y generación de confianza y compromiso a través de la reputación de la organización, su cultura corporativa y la gestión  de las personas como elemento diferenciador para atraer, promocionar y fidelizar el talento.

Publicidad