Martes, 02 de Marzo de 2021

Los datos corroboran que se ha empezado a corregir el desplome que experimentó el Producto Interior Bruto aragonés en el segundo trimestre de 2020, en el que se registró una caída del -15,3%. El tercer trimestre arroja evidencias de rebote, con un llamativo crecimiento intertrimestral del 17,2%.


Publicidad


Sin embargo, si se compara el dato ofrecido por el Instituto Aragonés de Estadística (IAEST) con el del tercer trimestre de 2019, se ve claramente el efecto producido por la pandemia. Aragón está un 6,3% por debajo de lo que estaba un año antes. Esta tasa interanual es, en todo caso, dos puntos y siete décimas superior a la registrada para el conjunto de España (-9,0%), pero se sitúa dos puntos y una décima por debajo de la alcanzada por el conjunto de países de la Unión Europea (-4,2%).

Desde el punto de vista de la demanda, la evolución anual seguida por la economía aragonesa durante la temporada de verano se explica tanto por el mal comportamiento de la demanda interna como de la demanda externa, cuya contribución al PIB de Aragón de esta última fue ligeramente negativa en este trimestre.

Por lo que respecta a la demanda interna, el gasto en consumo final de hogares decrece un 9,5% respecto al mismo trimestre de 2019. Esta tasa es un punto menos negativa que la registrada por el conjunto nacional (-10,5%). Por su parte, el gasto en consumo final de las Administraciones Públicas aragonesas crece un 2,5% anual, dato un punto y tres décimas por debajo de la media española (3,8%).

Con los datos disponibles en materia de sector exterior, se observa un comportamiento ligeramente negativo en la comunidad, si bien los últimos meses se ha recuperado. Las exportaciones aragonesas de bienes y servicios decrecieron en el tercer trimetre un 5,9% respecto al mismo periodo de 2019, frente a la tasa de variación negativa del -19,3% que registra el conjunto nacional. Por otro lado, las importaciones regionales de bienes y servicios anotan una tasa del -3,5% respecto al mismo trimestre del año anterior, dato superior al registro negativo del -15,4% interanual obtenido por la media del país.


Publicidad


Desde la óptica de la oferta, en el tercer trimestre del 2020 todos los sectores productivos de la economía aragonesa registran tasas de variación interanual negativas, excepto el sector primario, que engloba las actividades de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca. En efecto, el sector primario presenta una tasa anual positiva del 4,4% en la evolución de su valor añadido bruto durante el tercer trimestre del ejercicio, tasa siete décimas por encima de la registrada por el conjunto de España (3,7%).

Por su parte, la variación interanual del valor añadido bruto del sector servicios es del -7,9% en Aragón, lo que supone una variación de dos puntos y tres décimas superior a la media del país (-10,2%). La principal rama del sector terciario (comercio, transporte y hostelería) decrece un 16,6% anual en Aragón, frente a la variación negativa del -22,2% de la media nacional.

En cuanto a la industria manufacturera aragonesa, el valor añadido bruto decrece el 2,0% respecto al mismo trimestre de 2019, dos puntos y nueve décimas por encima del dato promedio nacional (-4,9%).

Finalmente, el valor añadido bruto de la construcción disminuye un -8,3% anual, registro mejor que el anotado por el promedio de España (-11,0%).


Publicidad


Publicidad