Miércoles, 23 de Junio de 2021

Todo un hito en la industria naval española. Este jueves se presenta el primer submarino diseñado y construido íntegramente en España que también tiene un cariz aragonés. El ‘S-81’, que recibirá el nombre de submarino Isaac Peral, cuenta con uno de los componentes esenciales para su utilización que ha fabricado la compañía aragonesa Exide Tudor. 


Publicidad



Publicidad


Las baterías que necesita este gigante naval están elaboradas por la compañía aragonesa. Uno de los altísimos estándares de calidad que tiene la compañía ha hecho a Exide ser una de las marcas principales en el sector de las baterías tanto de carga como industriales. De hecho, un dato significativo, es que una de cada cinco baterías que se instalan, tanto en Europa como en Estados Unidos, es de esta marca.

SUBMARINO ISAAC PERAL

El primer submarino diseñado y construido íntegramente en España es el último desafío de la empresa pública Navantia. El sumergible tiene una eslora de 80,8 metros, un diámetro de 7,3 metros y un desplazamiento en inmersión de alrededor de 3.000 toneladas. Entre sus aportaciones tecnológicas destacan el sistema de combate, control de plataforma y sistema de propulsión anaeróbico.

Este sistema de propulsión independiente de la atmósfera le permite obtener energía eléctrica, a partir de pilas de combustible que utilizan tecnología procedente del sector aeroespacial, a cualquier profundidad. De esta manera, puede permanecer semanas sin salir a cota periscópica, lo que mejora su discreción, principal atributo de un submarino.

Se trata de un submarino altamente automatizado que gracias al sistema de control de plataforma de última generación permite ser operado por una tripulación reducida (32 marinos y 8 plazas para el embarque de personal adicional), capaz de alcanzar una velocidad en inmersión superior a los 19 nudos, y una cota máxima de inmersión mayor de 300 metros. E incluso incorpora un sistema de combate capaz de lanzar misiles tácticos de ataque a tierra.


Publicidad


Estas prestaciones tecnológicas convierten al Issac Peral en la nave más avanzada del mundo sin tener en cuenta los modelos de propulsión nuclear. Es por ello, reconoce la compañía, que ha despertado el interés de varias marinas de otros países y ha abierto una puerta al mercado internacional.

El programa S-80 ha supuesto un salto para Navantia y para la industria externa, ya que en él participan un centenar de empresas de 11 comunidades autónomas diferentes. El proyecto genera empleo directo e indirecto para más de 6.000 personas, el 10% de la fuerza laboral industrial de Murcia.

Publicidad