Miércoles, 07 de Diciembre de 2022

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha presentado este lunes a los 17 integrantes del comité de expertos que analizará la reforma fiscal que pretende impulsar el Gobierno de Pedro Sánchez con el objetivo de acercar la presión fiscal de España a la media europea. La intención es que el trabajo de los expertos permita ejecutar los cambios fiscales de cara a 2022 con impuestos como el de Sociedades o el de Patrimonio en el foco.


Publicidad


Según ha especificado Montero este mismo lunes, los expertos tendrán un plazo de algo menos de un año para proponer los cambios fiscales en un Libro Blanco de la Reforma Tributaria, en concreto hasta el próximo 28 de febrero. Sin embargo, el Gobierno pedirá celeridad a este comité para poder adelantar algunas de las modificaciones en las figuras tributarias y que sean incluidas en los Presupuestos de 2022.

El principal objetivo de esta reforma consiste en reducir la brecha actual de recaudación que hay entre España y la Unión Europea, siete puntos por debajo de la media europea. Para ello, Montero planea elevar la presión fiscal hasta el 40-42% del PIB, que hasta ahora no había subido del 39%. Para todo esto apenas tendrán unos 10 meses, hasta febrero de 2022, pues el calendario electoral deja poco margen de maniobra para este Comité.

Entre estas figuras prioritarias están el Impuesto de Sociedades, para el que ha propuesto un tipo mínimo a nivel global y que la aportación se produzca en el lugar donde se genera el beneficio, o los impuestos a la riqueza y los grandes patrimonios. El objetivo final, ha señalado la ministra, es avanzar a lo largo de la legislatura en la reducción del diferencial de recaudación entre España y la Unión Europea.

El Comité de Expertos, formado un presidente, un secretario y 15 vocales, estará presidido por Jesús Ruiz-Huerta, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y director del Laboratorio de la Fundación Alternativas, próxima al PSOE. Entre los años 2004 y 2008, durante el primero Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, fue director general del Instituto de Estudios Fiscales, órgano adscrito al Ministerio de Hacienda.


Publicidad


Los demás componente del Comité pertenecen también al mundo académico, procedentes de diferentes áreas, “para que exista pluralidad a la hora de realizar los debates“, según Montero. Además, la ministra ha asegurado que dichas personas también proceden del mundo de la financiación autonómica, que tendrá un papel fundamental para el Gobierno en la reforma fiscal.

MÁS SUBIDAS DE IMPUESTOS

Aunque aún no ha habido ninguna concreción, lo cierto es que se espera que suba el IRPF, algo que el Gobierno ya aprobó en los Presupuestos de este año para las rentas del trabajo superiores a los 300.000 euros y las del capital de 200.000.

Desde Hacienda consideran que el impuesto ha perdido eficacia en los últimos años, a pesar de su importancia para la recaudación, y tendrán que determinar si mantienen o reducen el número de tramos del impuesto, si actualizan la deducción del mínimo familiar y personal y decidir el esquema para las rentas de capital.

El IVA podría ser otro de los susceptibles a cambio, pues España es uno de los países de Europa que menos recauda por este impuesto, a pesar de que el tipo general es del 21%. En este marco, el Comité deberá decidir sobre la composición de la cesta de bienes y servicios que están gravados con tipos reducidos del 10% o superreducidos, del 4%, especialmente teniendo en cuenta cómo puede afectar al consumo.

La fiscalidad ambiental es uno de los desafíos que abordan desde el Gobierno, al cual Bruselas lleva tiempo avisando de la necesidad de cambios en estas políticas. Ya en la Ley de Cambio Climático aprobada el pasado jueves en el Congreso se detallada una disposición en torno a los impuestos verdes.


Publicidad


ESPAÑA, EN EL TOP 5 CON MÁS IMPUESTOS

España es la quinta economía desarrollada del mundo con más dureza fiscal para sus ciudadanos, solo superada por los cuatro países citados. Lo mide los llamados índices de Bird y de Frank, mucho más adecuados para saber la realidad: ambos tienen en cuenta los cotizantes reales, las rentas individuales y el esfuerzo fiscal que todo ello supone.

Con ese ranking, España es ya cuarta o quinta en todo el planeta, fruto de una evidencia incontestable: su nivel de paro, con una destrucción de empleo que duplica la de la Unión Europea en tiempos de pandemia, provoca que “pocos” hagan ya mucho esfuerzo.

Publicidad