Sabado, 19 de Junio de 2021

Flexibilidad. Esa es la palabra clave que ha permitido que el mercado laboral aragonés se haya comportado mejor que la media nacional durante la pandemia. Esa es la principal valoración que extrae el estudio de la Asociación de Agencias de Empleo y Empresas de Trabajo Temporal (Asempleo) para toda España, donde el Grupo Crit Zaragoza analiza el potencial concreto de Aragón como una de las zonas donde el empleo ha mostrado una mayor resiliencia.


Publicidad


Según el análisis, la figura de los ERTEs “ha servido de herramienta de flexibilidad interna en muchas empresas, así como para un buen número de trabajadores, especialmente para aquellos indefinidos a jornada completa”, destaca el informe. Según el mismo, las comunidades con mayor tasa de participación de las ETT han resistido mejor los vaivenes de la crisis.

Entre las razones: mientras las restricciones de movilidad impedían al desempleado la búsqueda activa de empleo y a las empresas la capacidad de atraer talento, “el papel de las empresas de trabajo temporal ha supuesto una gran ayuda”, expone el documento de Asempleo.

Según los datos del Ministerio de Trabajo, los sectores con más contrataciones durante la pandemia han sido los servicios, suponiendo un 61,94% del total en Zaragoza, un 65,88% en Huesca y un 61,94% en Teruel. Respecto a la pérdida de contratación, ha sido la hostelería la que ha sufrido el mayor impacto.

En el lado contrario, la alimentación, especialmente el sector porcino, así como la logística en la automatización de almacenes, el marketing digital y la industria manufacturera son las que mejor se han sobrepuesto a la pandemia, concluye el estudio.

Publicidad