Sabado, 03 de Junio de 2023

La unión de estaciones que se está proyectando entre los centros invernales de Astún y Formigal centra la gran parte de la crítica mediática de las últimas semanas. Las dudas medioambientales por el impacto al valle virgen de Canal Roya, el criterio financiero por el coste de la operación en caso de no producirse para la Diputación de Huesca o la crisis abierta en el gobierno aragonés de Javier Lambán son varios de los conflictos existentes sobre un proyecto millonario que dispararía el interés del esquí en Aragón.

Esta gran obra que contempla, en una de sus opciones más validas, la construcción 37 pilonas, con 3 estaciones de embarque y desembarque en Astún, Formigal y el valle de Canal Roya. La longitud total de la unión de estaciones es de 4,3 kilómetros y contará con 115 cabinas, cuya ocupación será de 10 personas en cada una, y transportarán a 2.400 personas a la hora. Según esta opción, el valle de Canal Roya que a día de hoy es completamente virgen verá modificado su paisaje.

El ruido generado tanto desde la opinión política como en los medios de comunicación pone en cuarentena las opciones de ejecutarse el citado proyecto. Sin embargo, al levantar la vista más allá de las fronteras de Aragón, hay otros proyectos similares que se están planteando en otras zonas de esquí como Baqueira-Beret, Sierra Nevada, Andorra o en Los Alpes que no generan tanto revuelo.

Es el caso de Baqueira, el principal competidor de las pistas de esquí del Pirineo aragonés, que estrenó al inicio de la temporada 2022/2023 una nueva silla de 6 plazas y la ampliación de varias pistas con una inversión de 17,6 millones de euros. Una cifra muy importante que ha servido, una vez cerrada la temporada de esquí, mantener un alto nivel de sus instalaciones y seguir atrayendo al colectivo de esquiadores nacional y de otros países cercanos. De hecho, las cifras de esquiadores han sido de las más altas de su historia.

En otra pista catalana, Grand Valira, esta temporada se adjudicó la construcción de un nuevo teleesquí para la unión esquiable entre Arinsal Pal y la zona del collado de la Botella y Setúria en Pal. Una inversión importante que hará que la estación invernal tenga nuevas pistas de conexión rojas, negras y azules.

En el contexto europeo los proyectos son varios y con cifras de varios cientos de millones de euros. Uno de los proyectos de conexión más importantes uniría Italia con Austria, a través de los Alpes, en el dominio esquiable de las 3 Cime/Zinnen Dolomiti con Sillian, para permitirá esquiar a ambos lados de las fronteras entre Italia y Austria. Un desarrollo que busca evitar el despoblamiento de estas montañas y reducir la huella de carbono.

El dominio esquiable de 3 Cime/Zinnen Dolomiti es uno de los más importantes de Europa / HOY ARAGÓN

Según medios especializados, el proyecto consiste en la construcción de un nuevo remonte y varias pistas de esquí en el municipio de Sesto Pusteria. El nuevo remonte, un teleférico, partirá de Stiergarten (Orto del Toro) y llegará a una altitud de 2.538 metros en la montaña de Hochgruben (Tovo Alto), donde conectará con los remontes que se construirán en el lado austriaco.

Una vez realizadas las dos conexiones con Comelico (Italia) y Sillian (Austria) para la temporada 2024/25, se creará un dominio esquiable de 160 kilómetros, todo ello enmarcado en uno de los tramos más bellos de los Dolomitas, Patrimonio Mundial de la Unesco.

Mientras, en lado austriaco, la conexión entre la población de Sillian con los remontes de Sillian – Hochpustertal y el dominio esquiable de los 3 Cimme/Zinne Dolomiti Superski se prepara para superar los últimos escollos burocráticos, con el objetivo de crear un nuevo dominio esquiable transfronterizo en Europa.

EL CASO DE SIERRA NEVADA: PLAN ESTRATÉGICO 2030

La estación de esquí de Andalucía tiene concretado su plan estratégico para la próxima década con una inversión que busca modernizar la estación y hacerla sumamente competitiva en el ámbito europeo. De hecho, no sólo tiene previsto una ampliación de los kilómetros esquiables sino la ampliación de servicios turísticos y un nuevo desarrollo urbano con cientos de vivienda. Es la mayor inversión desde el año 1996 y supone un objetivo del propio gobierno andaluz que preside Juan Manuel Moreno Bonilla.

Habrá nuevos hoteles o remontes y telesillas más modernos con dinero procedente de los fondos europeos de recuperación Next Generation. Este proyecto está previsto que comiencen a licitarse durante el año 2023, con una inversión programada de 150 millones de euros, para aumentar un 15% la capacidad de alojamiento turístico y colocarse en cifras de 140.000 nuevos visitantes.