Lunes, 10 de Mayo de 2021

La multinacional Becton Dickinson, líder mundial en tecnología médica y, a día de hoy, la tercera empresa más potente del mundo en su sector pone el ojo en Zaragoza. Y lo hace a lo grande. La apuesta es absoluta por la ciudad de Zaragoza con la enajenación de un terreno de 102.000 metros cuadrados en el polígono Empresarium para invertir 165 millones de euros y crear 750 empleos en los próximos diez años.


Publicidad


El Ayuntamiento de Zaragoza que lidera el popular Jorge Azcón ha urdido esta operación desde hace cuatro meses con el interés exclusivo de que la multinacional tenga una alfombra roja para que invierta en la ciudad.

Lo que supone la instalación de Becton Dickinson es la inversión empresarial más cuantiosa de las últimas décadas en la ciudad, y sin duda la noticia empresarial de la legislatura del gobierno de PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Zaragoza. El consistorio ingresará más de 3 millones de euros por la venta de suelo.

La noticia ha sido adelantada por el Gobierno de Aragón en rueda de prensa al tomar conocimiento del inicio de la declaración de interés autonómico de la nueva planta de la multinacional americana Becton Dickinson en Zaragoza.

Según las previsiones avanzadas por la compañía, la nueva planta que busca instalar en Zaragoza contaría en un inicio con una plantilla de 150 personas y una superficie de 8.000 m2. Si bien se espera que en 2030 la planta emplee a alrededor de 600 personas y cuente con una superficie de 30.000 m2

Actualmente, la multinacional tiene tres plantas de producción en España situadas en Fraga, San Agustín de Guadalix y Almaraz que, en conjunto, producen 10.000 millones de dispositivos sanitarios al año y emplean a más de 1.500 personas. La de Zaragoza será la cuarta y más importante.

El Gobierno de Aragón ha anunciado que la multinacional sanitaria fabricará ya jeringuillas en dos años con una primera aportación de 59 millones y 150 trabajadores, y completará las instalaciones en 10 años. La empresa norteamericana quiere empezar la producción antes de 2023 en la nueva fábrica por lo que las obras empezarían en próximos meses.

LA APUESTA POR ARAGÓN

El desembarco de Becton Dickinson en Aragón se produjo en 1986, cuando adquirió la compañía Fabersanitas Industrial, una fábrica de jeringuillas en Fraga. Hoy, la planta de Fraga junto con la de San Agustín de Guadalix (Madrid) son líderes de fabricación en todo el mundo.

Su apuesta por Fraga se redobló en 2018, cuando decidió invertir en la localidad oscense 52 millones de euros.

Su ámbito de actuación es global y, en lo referente a I+D, centra sus esfuerzos en mejorar el suministro de fármacos, aumentar la calidad y velocidad de los diagnósticos de enfermedades infeccionesas y cánceres, y haciendo avanzar el descubrimiento y producción de nuevos fármacos y vacunas.

Publicidad