Sabado, 12 de Junio de 2021

Zaragoza está llamada a dejar atrás la resaca de la Expo y de la crisis económica del COVID19 apretando el acelerador con el urbanismo como principal reclamo inversor. Es evidente que algo está moviéndose y el barrio del entorno de la estación del AVE es una evidencia. Lo que hace años era un erial, ahora se está convirtiendo en el referente de vanguardia y creatividad para mirar al futuro con optimismo en la capital aragonesa. Los ejemplos son múltiples: el imponente rascacielos ‘Torre Zaragoza’ proyectado con criterios Passivhaus, la remodelación integral de la avenida Navarra en un vial accesible, ajardinado y con poco tráfico o la creación de un espacio ‘Hera Drone Hub‘ para probar el futuro del transporte aéreo mediante drones. Cualquiera que conozca Zaragoza sabe que esto que se está proyectando en el barrio del AVE es un salto de gigante.

El primer salto lo dio la promotora aragonesa Plaza 14 con su edificio ‘Torre Zaragoza’. Diseñado por el despacho Ingennus Urban Consulting, este edificio que será el rascacielos más alto de Zaragozaestá diseñado con todos los estándares de calidad para dotar a las viviendas de la mejor experiencia de habitabilidad, en términos de eficiencia energética y estanqueidad de las viviendas. Toda una experiencia para los futuros propietarios. Es, en palabras de los jefes del proyecto arquitectónico, uno de los edificios más altos y grandes que se están construyendo con criterios Passivhaus en todo el mundo.

Un reto arquitectónico que cambiará Zaragoza y el entorno de la estación Delicias del AVE pero no estará sólo. Frente a la estación Delicias, está en construcción el proyecto de Aedas Homes, Casanate, de 198 viviendas. Su comercialización se inició en 2019 y está previsto que la obra esté finalizada en dos años. Más del 50% de los inmuebles ya se ha vendido. Por su parte, ADN Residencial, de la promotora LMB y Castillo Balduz, cuenta con 163 viviendas de 2, 3 y 4 dormitorios. La construcción suma tres edificios de 6, 9 y 19 plantas y llama la atención las múltiples posibilidades de personalización que ofrecen las viviendas al adquirirlas.

Sin su entorno este conjunto residencial no sería nada. Por ello el plan inicial del Ayuntamiento de Zaragoza es dotar a la avenida de Navarra de dos carriles de circulación de vehículos, carril-bici en la zona central y zonas de aparcamiento a ambos lados. También se valora la posibilidad de crear andadores ajardinados. La idea es que el proyecto se elabore a lo largo de 2021, en el que participarán los vecinos, y las obras se inicien en enero de 2022. El coste previsto de las mismas es de 11,4 millones de euros. Esta es el principal vial del entorno del barrio del AVE junto a la ya moderna Avenida Ciudad de Soria.

ZARAGOZA: UN ANTES Y UN DESPUÉS

Los arquitectos y socios del despacho aragonés Ingennus Urban Consulting, Joaquín Lahuerta y Ferran Calzada, atienden a HOY ARAGÓN para detallar cuál es el futuro del barrio del AVE. ¿Es tan ambicioso como se plantea sobre un plano? Y la respuesta es contundente: sí, será un antes y un después en la fisionomía de Zaragoza.

“El barrio del entorno de la estación Delicias, con los edificios que se están proyectando, recupera la esencia del skyline que Zaragoza tuvo antes de la Guerra de la Independencia cuando se le llamaba la ‘ciudad de las torres’. Le faltaban esos hitos de edificios altos que se tuvo antes de Los Sitios de Zaragoza”, explica Joaquín Lahuerta. Su compañero del despacho Ingennus Urban Consulting, Ferran Calzada, es de la misma opinión. El entorno del barrio del AVE propiciará lo que Zaragoza necesitaba. “Estos referentes e hitos arquitectónicos, como es Torre Zaragoza, es lo que le faltaba a Zaragoza para hacerse referente a nivel nacional o en Europa”, explica.

Lo que será el hall de la ciudad, por la entrada de miles de personas cada día desde la estación Delicias del AVE y del autobús, hace de este entorno un enclave único para promotores, arquitectos y futuros inquilinos. Sólo hay que entrar por Zaragoza desde alguna autovía o acceso de la variante norte para comprobar como la altura de los edificios de está zona es imponente. Y el mejor ejemplo es ‘Torre Zaragoza’, cuenta Ferran Calzada, al entender que “esta visión o visibilidad como edificio no la tenía nadie hasta ahora. Una ciudad homogénea en altura hace que Torre Zaragoza sea un hito como su primer rascacielos”.

¿MÁS RASCACIELOS?

¿Está de moda el urbanismo en altura como futuro de las ciudades o ha sido un capricho puntual en esta zona de la ciudad? Es la pregunta del futuro urbanístico de Zaragoza. “El urbanismo en altura lo utilizan muchas ciudades porque funciona muy bien: es más sostenible y es más denso por lo que libera mucho espacio alrededor para otros servicios“, explica Ferran Calzada. Una visión del urbanismo que, cuenta Joaquín Lahuerta, “es la filosofía Le Corbusier. Concentrar los edificios en altura para darle más espacio a la ciudad”.

Y ambos tienen claro que el sector está preparado para ello en Zaragoza. “Zaragoza ya considera alto un edificio de más de 20 plantas y en la zona del barrio del AVE ya se proyectan edificios de estas características”, relatan. De hecho, Lahuerta explica que “este barrio está cambiando la fisionomía de Zaragoza de una forma muy acelerada cambiando su skyline con un conjunto de edificios que será todo un hito. Uno de los planteamientos más ambiciosos y todavía sin proyecto, según explican, es un edificio de hasta 50 plantas en uno de los suelos de la estación Delicias. ¿Se logrará levantar tal edificio en Zaragoza?

Publicidad