Domingo, 26 de Septiembre de 2021

A pesar de haber sido meses atípicos por la crisis sanitaria, el confinamiento domiciliario o el parón económico generado por el COVID-19, el año pasado Zaragoza consiguió el porcentaje más alto de recuperación de residuos de su historia.

Tal es así que Zaragoza está un paso más cerca de llegar al 55% de residuos reciclados que la Unión Europea marca como objetivo para 2025. Según los últimos datos, la capital aragonesa alcanzó durante el pasado 2020 el 50% de esta tasa de reciclaje, siendo la primera gran ciudad de España en conseguirlo. La cifra es todavía más alentadora si se compara con la nacional. Y es que según los últimos datos de Eurostat, la tasa global de reciclaje de los residuos municipales en España es del 33,9%. La media europea se sitúa en el 45%, también por debajo de la de Zaragoza.

Un balance que la consejera de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, califica de sobresaliente. En conversación con HOY ARAGÓN, Chueca considera que “es un logro muy importante porque se trata de un objetivo marco de la Unión Europea para todas las ciudades”, asegura. “La economía circular y la sostenibilidad no son sólo un objetivo prioritario de la Unión Europea, sino también los de este equipo de Gobierno, desde el que vamos a seguir trabajando para mejorar los datos”, explica, al mismo tiempo que agradece la colaboración ciudadana.

“Ya se tienen muy asimilados estos hábitos de reciclaje en sus domicilios y en sus negocios. Sin su colaboración no seríamos ejemplo a nivel nacional y europeo, como demuestra este dato del 50% alcanzado”, incide la consejera.

Para facilitar esta tarea de reciclaje, como novedad, en 2020 se inició la recogida específica de residuo orgánico en grandes productores, fundamentalmente supermercados, con los que se se ha empezado a trabajar de manera directa. En este primer año se han recogido más de 320.000 kilos.

En cuanto al reciclaje en los domicilios, los contenedores de las calles de Zaragoza han recogido un mayor porcentaje de envases (un 7,21% más) y vidrios que el año anterior. El papel y cartón bajan, así como el global de basura, donde se incluye el orgánico y el resto.

PROCESAR RESIDUOS DE 850.000 HABITANTES

“Que estas cifras de récord se hayan alcanzado es gracias, por un lado, a un índice de separación en origen elevado (en las casas) y, por otro, al tratamiento de los residuos que se lleva a cabo en el CTRUZ”, explica la consejera Chueca. Es el Complejo para el Tratamiento de Residuos Urbanos de Zaragoza (CTRUZ), la instalación del Ayuntamiento de Zaragoza gestionada por la UTE EBRO (a su vez formada mayoritariamente por Urbaser) donde se tratan los residuos de competencia municipal de la ciudad.

Está en funcionamiento desde febrero de 2009 y en él se procesan los residuos domésticos producidos por una población cercana a los 850.000 habitantes. La instalación es una de las mayores de España en el tratamiento integral de este tipo de desechos, procedentes de las casas. Cada día, en el CTRUZ entran 950 toneladas de residuos domiciliarios, es decir, un camión cada doce minutos.

El peso de Urbaser en la UTE EBRO es clave para que Zaragoza sea una de las referencias europeas. La compañía Urbaser es una de las referencias mundiales en innovación aplicada al sector medioambiental, los servicios urbanos y la gestión de residuos. Esta apuesta decidida por la investigación, el desarrollo y la innovación es el motor de su liderazgo, un ADN que se manifiesta de manera transversal en todas las áreas de la compañía. En 2020, Urbaser dedicó 10 millones de euros a financiar proyectos de I+D+i.

El entorno actual es cada vez más dinámico y cambiante, generando desafíos constantes para la sostenibilidad de las compañías. Es por esta razón que en Urbaser insisten en implantar la investigación, el desarrollo y la innovación tecnológica como base del progreso, tanto de sus procesos industriales como de los servicios urbanos que ofrecen.

DE BIORRESIDUOS A ABONO NATURAL

Del total de residuos recogidos en 2020 en el CTRUZ, 7.000 toneladas fueron de materia orgánica. Estos biorresiduos, procedentes tanto de los domicilios, como de Mercazaragoza y de supermercados y grandes superficies, se van a convertir en compost.

Es un abono natural que servirá para crear el conocido como Bosque de los Zaragozanos, un espacio verde que tendrá, de aquí a diez años, 700.000 árboles en el entorno urbano de la ciudad de Zaragoza. Un hito medioambiental impulsado por el Ayuntamiento de Zaragoza que cuenta con la ayuda de la compañía Urbaser.

Según ha informado recientemente el Ayuntamiento, esta primavera el CTRUZ ampliará sus líneas de compostaje para poder tratar todos los residuos vegetales. En el proyecto también tendrán cabida los desechos procedentes de la ampliación de la recogida selectiva de materia orgánica, a través de los contenedores marrones que se extenderán por toda la ciudad.

Publicidad