Miércoles, 10 de Agosto de 2022

Todo comenzó en torno a las nueve y media de la noche en el mismo Parque de Delicias. Allí un joven de 18 años estaba jugando al fútbol con unos amigos cuando fue abordado por una persona, español de origen colombiano, que le preguntó si tenía hachís o marihuana para darle. Ante su asombro y su negativa en la respuesta, optó por sacar un cuchillo de mango negro de grandes dimensiones e intentar acuchillar al joven en presencia de sus amigos.


Publicidad



Publicidad


Según fuentes oficiales de la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Zaragoza, el agresor consiguió tirar al suelo a su primera víctima y éste, al defenderse con las piernas e intentar ser ‘pinchado’, recibió un corte en la espinilla que no revistió gravedad.

Tras llamar a una patrulla de la policía, el presunto agresor logró huir del parque para volver a repetir el ataque con otro vecino de la zona cerca de 40 minutos después. Esta vez su víctima se encontraba paseando por la calle Antonio Mompeón Motos. Un hombre de 58 años que sobre las diez y diez de la noche se encontraba dando un paseo por la zona y que fue sorprendido en plena calle.

“No vas a hacer daño a mi familia”

 En ese momento, la persona que minutos antes había intentado acuchillar a un joven en el Parque de Delicias se acercó a este hombre y le gritó en varias ocasiones: “No vas a hacer daño a mi familia”. En ese momento, la víctima, al ver que sacaba algo que parecía ser un cuchillo, comenzó a correr pero fue alcanzado y calló al suelo. 

El presunto agresor huyó de la zona mientras el hombre se incorporaba con ayuda de algunos vecinos que presenciaron la escena. Al parecer notaba un golpe en su espalda, en el hombro derecho, que finalmente se comprobaría que se trataba de una puñalada. En ese momento, las patrullas de Policía Nacional se dirigían a esta zona del barrio alertadas por los vecinos, y una ambulancia se ocupaba de hombre agredido. 


Publicidad



Publicidad


Todos indicaron a los agentes que el hombre que portaba un cuchillo había huido y se había refugiado en un portal de la misma calle en la que había cometido la agresión. finalmente los agentes entraron y lo detuvieron por sendas agresiones con arma blanca. Se desconoce, según fuentes oficiales de Policía Nacional, qué es lo que impulsó a este hombre a atacar a dos vecinos con un cuchillo de grandes dimensiones. 

Lo cierto es que al entrevistarse los policías con una familiar del presunto agresor, ésta les comentó que tenía un problema mental. Tras su detención fue puesto a disposición del juez quien determinará si ingresa en un centro especializado, en la prisión de Zuera, o queda en libertad.

Publicidad