Martes, 07 de Diciembre de 2021

Si no puedo salir de fiesta, monto la fiesta en mi casa. Dicho y hecho. Así es como actuó un joven que se encontraba confinado en su domicilio por haber dado positivo en la prueba de COVID-19. Una llamada en torno a las tres de la madrugada de un vecino alertó a la Policía Nacional que se personó en el domicilio de esta persona y confirmó que había más de 15 personas en su interior bailando, con música y bebiendo bebidas alcohólicas.

En torno a las 03:20 horas de este miércoles se recibía una llamada en el CIMACC-091 en la que la propietaria de un inmueble manifestaba que había sido avisada por unos vecinos ya que se estaba celebrando una fiesta en su casa y allí no debería de haber nadie.

De inmediato varias dotaciones se dirigieron hasta el lugar, comprobando que en el interior había un grupo numeroso de personas que excedía el máximo contemplado por la normativa vigente, sin mascarilla y sin guardar las distancias de seguridad.

Por tal motivo se solicitó la comparecencia en la puerta de acceso del organizador del evento, quien intentó eludir su responsabilidad mostrando a los agentes el DNI de otra persona, si bien enseguida se pudo comprobar que se trataba de un familiar de la legítima propietaria, que habría accedido a la vivienda sin el permiso de ésta.

A través del CIMACC-091 se volvió a contactar con la propietaria, quien de forma explícita autorizó a los policías actuantes el acceso a la vivienda (de la que es moradora) para poder desalojar la fiesta.

Durante el desalojo se identificaron a trece personas, de edades comprendidas entre los 20 y los 30 años de edad, siendo todos ellos propuestos para sanción por el incumplimiento de las medidas sanitarias establecidas por la Autoridad competente. Se da la circunstancia que el organizador de la fiesta, y familiar de la propietaria, debería de estar aislado en otro domicilio, ya que al parecer la semana pasada fue diagnosticado positivo por COVID.

“UNA FIESTA EN MI SALÓN”

Fueron los propios vecinos del barrio zaragozano de Casablanca los que avisaron a la Policía Nacional y declararon cuando los agentes llegaron que el ruido el volumen de la música estaba tan alto que parecía que la fiesta la tuviesen en el salón de su casa.

El artífice de esta fiesta y legal seguirá confinado hasta que haya cumplido los días marcados y pueda salir sin poder contagiar a nadie. Por otro lado, los asistentes al evento tendrán que someterse a pruebas PCR.

Desde Policía Nacional, y siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, se apela a la responsabilidad individual de los ciudadanos para intentar frenar las consecuencias de esta pandemia y minimizar sus efectos. Asimismo, el teléfono 091 de Policía Nacional se encuentra a disposición de la ciudadanía a través del cual se puede informar, entre otras cosas, de hechos como el que nos ocupa.

Publicidad