Viernes, 03 de Diciembre de 2021

Las redes sociales se llenaron de comentarios sobre un desgraciado suceso que ponía en entredicho la labor de vigilancia y seguridad de la discoteca zaragozana Supernova. El comentario en redes sociales, a través de varios mensajes reenviados por Whatsapp y difundidos mediante un pantallazo en Twitter e Instagram, afirmaba que el pasado fin de semana fueron drogadas hasta 16 chicas con burundanga en las instalaciones de Supernova.

Esta sustancia es conocida como la droga ‘zombi’ que es capaz de reducir la voluntad y la memoria de las personas que están bajo sus efectos y que es utilizada por los delincuentes o violadores para llevar a cabo delitos como el robo o la agresión sexual. Esta aseveración fue rápidamente respondida por la discoteca con un comunicado en el que se indica que los mensajes propagados por redes sociales son “bulos y noticias que hacer referencia a hechos falsos” que se producen en el interior de sus instalaciones. Estos mensajes insidiosos y falsos, explica el comunicado de Supernova, han sido puestos en conocimiento de la Policía mediante una denuncia para que depuren las responsabilidades jurídicas pertinentes.

La difusión en redes sociales del mensaje que contaba el suceso de que 16 chicas jóvenes habrían sido drogadas iba mucho más lejos: “a una chavala le vieron irse con uno que la violó”; “se veía que el tío se la llevaba sin que ella quisiera”; “y los seguratas no hicieron nada”; “y a dos amigos míos les drogaron también”. Estas afirmaciones, insisten desde Supernova, “son completamente falsas”. El protocolo de seguridad de Supernova, según cuentan, es exhaustivo mediante la presencia de seguridad tanto dentro como fuera de la sala así como cámaras de seguridad y control insistente de cualquier percance.

Hace pocos días, con motivo de las Fiestas del Pilar, una joven denunció haber sido agredida sexualmente en las inmediaciones de la discoteca Supernova, en la ribera del Ebro. La Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Jefatura Superior de Policía de Aragón investigó la denuncia. Este hecho provocó que se paralizaron los actos de las Fiestas del Pilar en señal de repulsa durante unos minutos, tal y como recoge el protocolo contra la violencia machista.

DIFUNDIR HECHOS FALSOS ES DELITO

Difundir una información falsa que dañe la imagen de una persona o una entidad puede suponer un delito contra el honor. Por ejemplo, publicar en la Red que alguien ha cometido un hecho delictivo, sabiendo que no es cierto, es un delito de calumnias que el Código Penal tipifica en los artículos 205 y 206. Está castigado con penas de prisión de seis a dos años o multa de 12 a 24 meses, si la calumnia se propaga con publicidad.

Si no se imputa falsamente un delito a otra persona, pero el mensaje lesiona su dignidad, menoscaba su fama o atenta contra su propia estimación, el autor puede estar cometiendo un delito de injurias, tipificado en el artículo 208 del Código Penal, y puede acarrearle una pena de hasta 14 meses de prisión si el juez la considera una injuria grave hecha con publicidad.

Publicidad